Pamela Rocchi: «Yo soy quien soy gracias al Partido Socialista»

Pamela Rocchi es socialista y candidata a presidenta comunal de Alcorta. Su activismo y militancia están guiados por la construcción de una sociedad más justa e igualitaria.

Pamela Rocchi es, ante todo, una militante. Una militante socialista. Una militante de la comunidad trans. Una militante por una realidad más justa. Su candidatura a presidenta comunal de la Comuna de Alcorta en Santa Fe es una gran noticia y así se vio reflejado diferentes medios, como Infobae o Página 12. Es una gran noticia para el Partido Socialista, para el Frente Progresista Cívico y Social y para Alcorta. Quizá, en un futuro no tan lejano, esto ya no sea noticia o lo sea por otros motivos diferentes. Y nadie más que Pamela lo tiene claro, su militancia está puesta en eso.

En tiempos grises, de golpes y ausencias, de avance de las derechas, Pamela nos ofrece una voz que desentona con esa desolación, con un optimismo y una fuerza de voluntad arrolladora. Su vida es su causa, su convicción su testimonio. Su recuerdo de Miguel Lifschitz está lleno de tristeza, pero también de esperanza por lo que queda por hacer. Su apasionada defensa del Partido Socialista, por sus banderas y, sobre todo, por su gente, es una invitación a volver a creer y a no bajar los brazos. Puede que sea difícil, como ella bien lo sabe, pero nadie dijo que lo fuera. A pesar de todo, es nuestra obligación y nuestro compromiso no dejar de intentarlo.

Primero que nada, ¿Qué significa para vos ser candidata a un cargo ejecutivo en tu pueblo natal? ¿Era un objetivo que tenías o, por el contrario, algo que no te imaginabas no hace tanto tiempo atrás? ¿Cuáles son tus expectativas?

Hoy es un placer y una alegría ser candidata a presidenta comunal de la Comuna de Alcorta. Si bien esto es algo que hace mucho tiempo venía planeando y creo que también, en la vida de cualquier político o política, añora en algún momento gobernar su ciudad,  su pueblo, el lugar donde nació. Y esto fue así. Yo, si bien ya estuve en gestión en 2013 y 2014, en Desarrollo Social de la Comuna de Alcorta, fue al irme a la provincia a trabajar con Miguel [Lifschitz] donde adquirí más experiencia, muchísimo más conocimiento, más aprendizaje. Y hoy quiero eso, volver a Alcorta a demostrar todo lo que el pueblo me dio, todo lo que soy, todo a lo que llegué gracias a mi pueblo, que no me echó, que no me discriminó. Y bueno, para mí es un placer. Eso, es un placer ser candidata a presidenta comunal.

«Necesitamos un progresismo donde una persona trans, lesbiana, gay, pueda hablar de todos los temas, pueda estar en todos los lugares de decisión. Y ahí realmente habremos alcanzado algo».

Como mujer trans es usual que destaques a otras dirigentes trans, ya sea de otras fuerzas políticas o referentes de la cultura, como Lizy Tagliani: ¿Cuán importantes son los cambios acontecidos para el colectivo trans en estos años y cuánto tener figuras reconocidas? ¿Cómo se puede hacer para profundizar estas transformaciones y combatir la discriminación y postergación? ¿Cuáles son los desafíos?

Con respecto a la población tran a nivel nacional tuvimos dos grande hechos importantísimos para nuestra comunidad: una fue en 2012, con la llegada de la Ley de Identidad de Género, y otra en 2020 con la media sanción del cupo laboral trans. Yo creo que es algo importante, algo que necesitábamos, si bien todavía falta muchísimo por cambiar, si bien tenemos compañeras como Lizy Tagliani, Flor de la V, tenemos a Diana Zurco en la Televisión Pública, son pequeños hechos que dan la posibilidad de mostrar todo lo que la población trans podemos hacer. Porque siempre lo que nos dio la sociedad fue el trabajo sexual como única salida y, bueno, hoy tenemos algunas compañeras y compañeros en lugares relevantes, que me parecen importantes. Creo que esto va a cambiar cuando ya no quede ninguna compañera o compañero fuera del sistema, que pueda ir a la escuela como todo el mundo, que pueda ir a los centros de salud, que sus familias no las echen. Yo creo que ahí la población trans estará contenida y ayudando a un montón de cosas.

Vinculado a eso, ¿resulta difícil como militante y dirigente política trans apartarse de la agenda ligada a la diversidad y articularla a cuestiones más amplias? ¿Cómo pensás que debe configurarse una agenda igualitaria de mayor alcance y un programa político amplio en clave progresista? 

En mi caso personal, siempre las diversidades sexuales hablamos de diversidad sexual. Yo soy una persona que me he podido capacitar en un montón de cosas, porque creo que cuando una se hace política tiene que tocar todos los temas: obra pública, salud, educación. Pero siempre a la población trans, a la población LGBT, nos dice: “ustedes son población LGBT, trabajen con las personas LGBT». Pero no, necesitamos un progresismo donde una persona trans, lesbiana, gay, pueda hablar de todos los temas, pueda estar en todos los lugares de decisión. Y ahí realmente habremos alcanzado algo.

En estos meses tan difíciles he visto en tus redes lo mucho que te conmovió la enfermedad y fallecimiento de Miguel Lifschitz: ¿Qué importancia tuvo Miguel en tu historia personal y militante, como persona y como referente político? ¿Cuáles son los principales desafíos del PS en el Frente Amplio Progresista en Santa Fe y, en el futuro, a nivel nacional?

En cuanto a Miguel Lifschitz, fue una de las partes más importantes de mi vida. Yo tuve mi primer trabajo formal con Miguel Lifschitz, cuando él gana como gobernador y me convoca a ser Directora Provincial para la Inclusión Trans. Fue todo, fue mi referente. La pérdida fue grande, una desolación terrible, pero con la inmensa alegría de haber recibido su apoyo a esta candidatura. Antes de que él falte, le mande un mail diciéndole que quería ser candidata a presidenta comunal de Alcorta y que esperaba todo su apoyo. Y así fue. Me mandó un mail muy lindo diciéndome que le dé para adelante y que no solamente Alcorta iba a tener la mejor presidenta comunal, sino que la comunidad trans iba a tener una representante de la que sentirse orgullosa. Así que para mí eso me dio todas las ganas del mundo para hacer esto. Así que cuando me senté con Clara [García] para contarle que quería seguir con esto, que ya lo había hablado con Miguel, ella me dijo: “tenés todo mi apoyo, vamos para adelante”. Así que eso fue lo principal para estar donde estoy hoy.

«El socialismo es todo, tengo tatuada en mi piel la rosa socialista, el puño y la rosa que me identifican. Soy quien soy gracias a este partido que me dio todo, me dio un nombre, me dio un apellido, me dio lugar, me dio palabra, ¡me dio voz!».

El feminismo ha cobrado una enorme importancia tanto a nivel político nacional como a nivel partidario, con una agenda con eje en la legalización del aborto y el combate de la violencia y la discriminación de género. Desde tu perspectiva: ¿Cómo se podría ampliar y diversificar esa agenda de militancia? ¿Cómo se articula la agenda de diversidad con el colectivo feminista y, sobre todo, ante las resistencias de los sectores TERF (Trans-Exclusionary Radical Feminist, en español: Feminista Radical Trans-Excluyente)?

En cuanto al feminismo, nosotras y nosotros fuimos durante muchísimos años expulsadas y expulsados del feminismo: las personas trans por no considerarnos mujeres. Pero bueno, creo que hace unos años atrás muchos compañeros y compañeras le han puesto el pecho ahí, estando adelante y decir: “nosotros queremos estar, necesitamos estar, porque nos expulsan, nos discriminan y nos echan al igual que a todas ustedes”. Así que creo que, a pesar de un montón de compañeras que no quieren que estemos dentro del feminismo, ahí estamos, siempre dando la lucha. A la comunidad nunca nadie nos regaló nada, nunca alguien se levantó y dijo: “hoy le voy a dar derechos, voy a aliviarles la vida a las personas trans”. No, siempre lo tuvimos que ganar y eso es lo que hacemos día a día, luchando contra las TERF, que nos quieren expulsar todo el tiempo.

Para cerrar, si tuvieras que invitar a alguien a formar parte del Partido Socialista ¿qué les dirías? Y, más en concreto, ¿qué lugar ocupa el Partido Socialista en tu historia y el socialismo como tu identidad militante?

Con respecto al socialismo y yo: socialismo y Pamela Rocchi son la misma cosa. Yo soy quien soy gracias al Partido Socialista: gracias a una Analía Martín que me abrió las puertas, que me recibió, a un Hermes Binner. La primera reunión que tuve con Analía fue con Hermes Binner y yo decía “¿Qué hago acá con Hermes Binner? No puede ser”. El socialismo es todo, tengo tatuada en mi piel la rosa socialista, el puño y la rosa que me identifican. Soy quien soy gracias a este partido que me dio todo, me dio un nombre, me dio un apellido, me dio lugar, me dio palabra, ¡me dio voz! Algo tan importante como la voz, que te den una voz, que te dejen hablar. Que vos no seas “Pamela Rocchi, la travesti”, que seas “Pamela Rocchi, la compañera”, la que ayuda. Así que nada más que invitar a la gente. Hay un tema que dice “no me arrepiento de este amor” y no, no me arrepentiría nunca de ser socialista. Creo que es lo mejor que me pasó en la vida.   

Fernando Manuel Suárez

Fernando Manuel Suárez

Profesor en Historia (UNMdP) y Magíster en Ciencias Sociales (UNLP). Es docente de la UBA. Coautor de "Socialismo y Democracia" (EUDEM, 2015). Es jefe de redacción de La Vanguardia.

Sin Comentarios

No se permiten comentarios