El sencillo acto de ser un héroe

El último de los héroes nos propuso la redención a través del pecado. El último de los herejes nos dio felicidad y la abrazamos. Tomar es tomar entero. Los héroes se hacen de contradicciones. Como el Halcón Maltés, Diego estaba hecho del material con el que se fabrican los sueños.

Vivir sin esperanza

en el deseo de encontrar una voz

Leónidas Lamborghini

Se me complica hablar de Diego Armando Maradona, sobre todo, en este día. Un desgarramiento que va más allá del límite de lo imaginable, pero voy a hablar del Diego. No propongo leerlo en algún sentido en específico ni representarlo, no lo pienso volver a presentar, sino por el contrario mi ínfima idea era hablar del significado que tiene Él en mi vida.

Maradona: héroe y pecador; salvador y salvado; esperanza y esperanzador. El Héroe resguardó la felicidad no sólo mía, sino de todos. Maradona fue capaz de trascender el mismo campo al cual pertenecía.

El Diego es mi Héroe. Un Héroe que se encargó de proteger con su simple sonrisa, dar seguridad a través de ella y simbolizar lo que es Argentina en el mundo. Un Héroe que cargó en su espalda con todos sus pecados, un Héroe que trató de encargarse de sus errores, un Héroe que alcanzó la Redención como categoría teológica, histórica y universal: la Redención a través del pecado. El Diego descansa sobre su símbolo: su sonrisa. Pero ella no se agota. Su sonrisa, su protección y su figura va más allá del límite, es decir, rompe la misma idolatría popular que Él supo encarnar. Diego Armando Maradona va más allá de su figura: su presencia se reafirma en su ausencia. Las huellas psíquicas, sensoriales e ideológicas que dejó al abandonar el mundo terrenal son testigo de la grandeza de su ser.

El Héroe llamado Diego Armando Maradona podrá abandonar la vida terrenal, podrá viajar a través del tiempo en la memoria construida por el pueblo y podrá no estar ahora con nosotros. Pero hay algo no podrá hacer el Héroe: volver a repetir los actos heroicos. Diego Armando Maradona es la esperanza que vive en el espíritu del pueblo, es la señal que supimos conseguir como pueblo y, en lo fundamental, es pueblo únicamente por el pueblo. Maradona: héroe y pecador; salvador y salvado; esperanza y esperanzador. El Héroe resguardó la felicidad no sólo mía, sino de todos. Maradona fue capaz de trascender el mismo campo al cual pertenecía.

Maradona es mi Héroe, es D10S y también el anfibio. El Diego no sólo se quedó en el campo de juego generando su expresión. Fue más allá: surcó el campo de la política, de la soberanía, del comunismo y puedo seguir nombrando. Es la trascendencia maradoniana: ir más allá de su campo de especificidad. El ídolo popular, mi Héroe, el Dios, el anfibio solicita que abracen sus singularidades, su especificidad y, por lo tanto, sus contradicciones. Abrazar al Diego es no escindirlo. No es interesante recrear un personaje recortándolo porque, por un lado, le quitamos su característica emancipadora y, por otro lado, es hora de aceptarlo para habitar esas contradicciones que él supo suscitar. Acaso, ¿no es más genuino habitar las contradicciones en vez de recortarlas? ¿No sucede un proceso similar con la angustia? ¿No es mejor habitarla que escindirla de uno? ¿Estamos creando un personaje? ¿Estamos creando un Diego que nos quede cómodos a todos? ¿Un Diego que sea soportado por nuestra moralidad? No, no interesa para nada. Si algo así sucede, si recortamos así, si lo amputamos de esa manera, ya no es El Diego, sino un personaje de ficción. Preferible que la esperanza, el amor, la mesura, la cultura popular que vive en la esperanza del pueblo encarnada por Diego Armando Maradona sea con todas las contradicciones posibles, sea con la incomodidad suscitada y, por sobre todas las cosas, sea con todos.

Preferible que la esperanza, el amor, la mesura, la cultura popular que vive en la esperanza del pueblo encarnada por Diego Armando Maradona sea con todas las contradicciones posibles, sea con la incomodidad suscitada y, por sobre todas las cosas, sea con todos.

Un Héroe anfibio: un Héroe de la calaña de Diego Armando Maradona. Un Héroe que trasciende categorías, campos, pecados y dolores. Se hizo efectivo: la Redención a través del pecado. El último de los herejes. El Diego quizás es eso: una presencia que vive en la ausencia. Una posibilidad que radica más allá de su existencia. Una esperanza que sigue brillando interminablemente a través de los tiempos, a través de la trágica existencia que nos rodea y a través de la errancia de la historia humana. Diego Armando Maradona, mi Héroe.

Facundo Milman

Facundo Milman

Estudiante de Letras de la UBA.

Sin Comentarios

No se permiten comentarios