No aprendimos nada

Ni siquiera la pandemia pudo frenar la contaminación y la presión que ejercemos sobre de la naturaleza, la línea entre nuestra protección y la de los demás seres vivos se tapó de basura.

Durante la cuarentena decretada por la pandemia del Covid-19 se han visto diferentes imágenes que demostraron el impacto positivo de la misma en la naturaleza. Hay menos contaminación y hubo animales que se animaron a desplazarse por la ausencia de personas en las calles de diferentes ciudades del mundo.

Por otro lado, la reducción de la actividad industrial y el transporte con vehículos de combustión también está dejando efectos secundarios relativamente positivos para el ambiente y la salud de las personas en las principales zonas afectadas.

Pero no todos los impactos sobre la naturaleza son positivos, en la ciudad de Cannes, Francia, los buzos de la ONG francesa Opération Mer Propre (Operación Mar Limpio) compartieron fotos y videos que muestran barbijos y guantes descartables, usados como protección contra el Covid-19, dispersos en el lecho del mar Mediterráneo, entre latas de cerveza, colillas de cigarrillos y todo tipo de basura.

“Esto es sólo el comienzo, y si nada cambia se convertirá en un verdadero desastre no sólo ecológico, sino también sanitario «, escribió la organización en sus redes sociales.

Los barrenderos de París y servicios de limpieza y recolección de residuos de diferentes ciudades en todo el mundo también han emitido una alerta por el incremento de mascarillas y guantes hallados en las calles.

Estas imágenes, compartidas para concientizar sobre el desecho de residuos durante la pandemia, rápidamente dieron la vuelta al mundo.

Desde la organización reclamaron a los gobernantes y realizaron un pedido a los ciudadanos de tomar conciencia y asumir la responsabilidad de prevenir este nuevo tipo de contaminación: «Esta crisis nos permitió ver lo mejor y lo peor dentro de nosotros. Si no hacemos nada, lo peor surgirá nuevamente».

Por lo pronto, no solo los buzos y activistas del medio ambiente en Francia han advertido sobre los peligros de la contaminación con material sanitario de hospitales para Covid-19, ya que los barrenderos de París y servicios de limpieza y recolección de residuos de diferentes ciudades en todo el mundo también han emitido una alerta por el incremento de mascarillas y guantes hallados en las calles.

ENTENDER HACIA DONDE DEBEMOS IR

Como especie nos enfrentamos a una situación única que hace mucho tiempo no vivíamos, enfrentamos una amenaza, tanto sanitaria como económica de impacto mundial, que ya se llevo la vida de cientos de miles de personas y que trasformo nuestra forma de movernos, de trabajar y de interactuar con otros, pero no debemos olvidar que además esto afecta también al entorno en el cual estamos y del cual dependemos para obtener nuestros alimentos, el agua y hasta el mismísimo aire que respiramos.

Ese entorno lo compartimos con otras especies que son fundamentales para el delicado equilibrio del ecosistema global del cual dependemos y al cual muchas veces no respetamos como deberíamos. En reiteradas ocasiones esas especies con las que coexistimos nos advierten, con su grito silencioso de agonía, cuando cruzamos esa línea entre aprovechar los recursos y agotarlos.

Esta pandemia nos aisló para cuidarnos, pero también nos hizo prestar más atención a lo que es esencial para sobrevivir como sociedad, a lo que tenemos que cuidar, lo que nos falta y también a lo que nos sobra.

Esta pandemia nos aisló para cuidarnos, pero también nos hizo prestar más atención a lo que es esencial para sobrevivir como sociedad, a lo que tenemos que cuidar, lo que nos falta y también a lo que nos sobra, pero no dejemos que todo eso se convierta solo en palabras y hagámoslo realidad, y prestar atención a lo que hacemos con nuestros desechos tiene que ser el primer paso de muchos otros que nos lleven a volver a una normalidad mejor.

Tenemos la posibilidad única de cambiar las cosas y de que ese cambio, por más pequeño que sea, tenga una difusión y un alcance global. Tuvimos el tiempo suficiente para observar y entender el impacto que causa en el ambiente lo que hagamos o dejemos de hacer como sociedad.

Aprovechemos este momento para exigir que desde ahora en más algunas cosas se hagan de una mejor manera y que cambien las que están mal, pero sobre todo aprovechemos para cambiar nosotros individualmente, porque si cada uno se vuelve mejor persona el impacto realmente será global.

En base a BBC / La Nación / Los Andes

Foto portada: Opération Mer Propre

Mario Rovina

Mario Rovina

Guardaparque egresado de la Universidad Nacional de Misiones. Fotografo de aves y especialista en ambiente. Integra la Cooperativa de Comunicadores El Miércoles.

Sin Comentarios

No se permiten comentarios