Loros en peligro

En la provincia de Misiones un grupo de científicos y voluntarios buscan rescatar al loro pecho vinoso, una de las especies más amenazadas de Argentina.

El loro pecho vinoso (Amazona vinacea) es una de las aves más amenazadas de la Argentina. Se calcula que solo quedan alrededor de 300 individuos en el país y el 94% de ellos en la zona rural entre las ciudades de San Pedro y Santa Rosa en la provincia de Misiones.

Este loro es endémico de la selva Atlántica y en la Argentina, se distribuía históricamente en toda la provincia de Misiones. En 1920 todavía existían bandadas de miles en el sur de la provincia, donde hoy ya es imposible encontrarlo.

En los últimos 80 años la población de loro vinoso ha declinado dramáticamente, principalmente debido a la pérdida de hábitat, la caza por considerarlo plaga y la captura de pichones para tenerlos como mascotas. Como resultado, esta especie se encuentra entre las más amenazadas de la Argentina y su categoría internacional establecida por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) es «En Peligro Crítico», siendo esta la de mayor riesgo para una especie.

En los últimos 80 años la población de loro vinoso ha declinado dramáticamente, principalmente debido a la pérdida de hábitat, la caza por considerarlo plaga y la captura de pichones para tenerlos como mascotas.

En la actualidad la población de loro vinoso quedó restringida mayormente a lugares donde tiene que convivir con el hombre, en sectores agrícolas o en chacras donde existen parches reducidos de selva e incluso dentro de los mismos poblados, como en las localidades de San Pedro y Tobuna. El loro vinoso usa estos lugares para alimentarse, nidificar y pernoctar.

Por todo esto es que un grupo de investigadores y voluntarios comenzó hace unos años con la recolección de datos sobre su vida con el objetivo de conocerlo mejor para asegurar su supervivencia.

En 2016, el último censo realizado por este grupo de investigadores sobre la población de loro vinoso contabilizó 252 ejemplares en el país y solamente 3.920 en suma total junto con las poblaciones que se encuentran en Paraguay y Brasil.

“Algunos problemas con su supervivencia y reproducción pueden hacer que la especie deje de existir completamente. Estos problemas son fundamentalmente la pérdida de su hábitat y su captura ilegal como mascotas”, indicó con preocupación la bióloga Bianca Bonaparte, una de las responsables del proyecto Selva de Pino Paraná, que desde San Pedro busca encontrar y promover soluciones para conservar esta y otras especies nativas que se encuentran en peligro.

Esta iniciativa surgió en 2003, cuando naturalistas, estudiantes, biólogos y guardaparques, notaron la escasez de información disponible sobre especies de la selva misionera. Fue entonces cuando comenzaron a realizar estudios para entender su ecología y reproducción, y así nació el proyecto Selva de Pino Paraná, del que forman parte Kristina Cockle y Alejandro Bodrati (fundadores) junto a Milka Gómez, Carlos Ferreyra, Marcos Sosa y Bianca Bonaparte, quienes investigan la ecología y reproducción de diferentes especies que habitan en la selva misionera y especialmente de los loros pecho vinoso, para tratar de entender en qué estado se encuentran sus poblaciones en Argentina.

Esta preocupación por este particular habitante de la selva llevo a que la Comisión de Recursos Naturales Renovables y Conservación del Medio Ambiente de la Cámara de Diputados de Misiones lo declare “Monumento Natural Provincial y de Interés Público” en 2018.

Se realiza todos los años en la localidad de Tobuna la “Fiesta del Loro Pecho Vinoso”, que busca concientizar a la comunidad sobre la importancia de preservar al loro vinoso y su ambiente.

Esto fue muy celebrado por investigadores y conservacionistas, pero especialmente por la comunidad de la pequeña localidad de Tobuna desde donde se impulsó la iniciativa, declarada además Capital Provincial del Loro Pecho Vinoso.

“Comenzamos en 2007, con esta propuesta de trabajar para preservar al loro pecho vinoso, logramos que nuestros vecinos, que los padres de nuestros alumnos, tomen conciencia y se preserve el monte nativo para garantizar el habitad de este hermoso pájaro, para nosotros es un orgullo que con la dedicación de todos los docentes y el compromiso de las familias, ser declarados Capital de Loro Pecho Vinoso y que sea monumento provincial”, señaló Irma Garrido, directora de la Escuela 613 de dicha localidad.

Desde esa declaración se realiza todos los años en la localidad de Tobuna la “Fiesta del Loro Pecho Vinoso”, que busca concientizar a la comunidad sobre la importancia de preservar al loro vinoso y su ambiente.

EL FUTURO DEL LORO PECHO VINOSO

El futuro de esta especie en Argentina está estrechamente ligado al futuro de las comunidades cercanas a su hábitat. La aparente reducción en la captura de pichones y la estabilidad de la población entre las localidades de San Pedro y Santa Rosa de 2005 a 2011 sugieren que la educación ambiental puede reducir el impacto directo de las personas sobre estos loros; sin embargo, la pérdida de la gran mayoría de las nidadas y la falta de protección del hábitat muestran que hay otras problemáticas para el loro vinoso a largo plazo.

Estos estudios podrían revelar una necesidad de manejo más intensivo que podría incluir la provisión de cajas nido o alimento, el control de especies competidoras o la reintroducción de individuos criados en cautiverio.

Actualmente, sería más importante y eficiente enfocarse en disminuir la tasa de captura y conservar los árboles y remanentes de selva usados por los loros, que a su vez también beneficiaría a cientos de otras especies de aves, muchas de ellas también en peligro de extinción.

Actualmente, sería más importante y eficiente enfocarse en disminuir la tasa de captura y conservar los árboles y remanentes de selva usados por los loros, que a su vez también beneficiaría a cientos de otras especies de aves, muchas de ellas también en peligro de extinción.

Para conservar los sitios de nidificación a futuro es clave difundir la importancia de los árboles nativos en las áreas rurales y generar que las familias locales participen en la conservación de los mismos. Para esto es necesaria la educación ambiental, pero también apoyo técnico y financiero para un manejo sustentable de las chacras que permita desarrollar y preservar los grandes árboles nativos, hogar del loro pecho vinoso.

En base a El Territorio / Proyecto Selva de Pino Paraná / Revista de Ornitología Neotropical El Hornero / Misiones Online

Fotografía de portada: Martjan Lammertink

Mario Rovina

Mario Rovina

Guardaparque egresado de la Universidad Nacional de Misiones. Fotografo de aves y especialista en ambiente. Integra la Cooperativa de Comunicadores El Miércoles.

Sin Comentarios

No se permiten comentarios