Australia bajo fuego

El país continúa envuelto en llamas desde que comenzó la ola de incendios en noviembre, cobrándose la vida de al menos 20 personas, y arrasando unas 5,36 millones de hectáreas y más de 1.400 casas.

Al borde de una crisis humanitaria, cientos de incendios siguen, sin control, destruyendo todo a su paso y acabando con todos los suministros. Los alimentos, el combustible y el agua se agotan de manera precipitada en un momento en el que la mayoría de carreteras están cortadas, no hay electricidad en gran parte del país, ni la suficiente ayuda sanitaria.

Según los cálculos, ya ardió una superficie equivalente al doble de Bélgica y el problema está lejos de solucionarse. Imágenes satelitales muestran que el humo generado por los últimos incendios atravesó el mar de Tasmania y llegó hasta Nueva Zelanda.

Siempre ha habido fuegos durante el verano en Australia, pero nunca han tenido esta magnitud y esta intensidad.

Siempre ha habido fuegos durante el verano en Australia, pero nunca han tenido esta magnitud y esta intensidad, tanta que en algunos casos los servicios de emergencia se han declarado incapaces de controlarlos.

Y como si fuera poco en los primeros días del 2020 ha empeorado la situación, con una decena de muertos desde el pasado lunes, y se espera que las condiciones meteorológicas dificulten aún más las labores de evacuación.

La Armada de Australia se prepara para rescatar a miles de personas atrapadas en la pequeña ciudad costera de Mallacoota, en el sur del país.

De acuerdo con las autoridades, unas 4.000 personas habían quedado varadas en esta pequeña ciudad del estado de Victoria, tras escapar este martes de los virulentos incendios, buscando seguridad en las playas de la localidad.

«La prioridad hoy es combatir el fuego y evacuar, poner a la gente a salvo. Lo que es absolutamente importante es que continuemos manteniendo el foco en estas tareas tan importantes», dijo el primer ministro australiano, Scott Morrison, en rueda de prensa.

Tal es el grado de destrucción en esta parte del país que se estima que algunas localidades han perdido hasta el 80% de sus casas y negocios. “Es más fácil contar los edificios que no están dañados que los que sí lo están”, ha asegurado Shane Fitzsimmons, comisionado del servicio de bomberos rurales.

Además de víctimas mortales, los fuegos han provocado evacuaciones, destrucción del patrimonio forestal y representan una amenaza para la supervivencia de especies animales protegidas, como los koalas, todo ello sin contar los daños económicos. En Sídney, a causa del humo, el aire se ha convertido en veneno y durante 30 días la contaminación ha superado los niveles tolerables

CRÍTICAS AL PRIMER MINISTRO

La oleada de incendios ha incrementado el malestar popular con el primer ministro australiano, Scott Morrison, que hace dos semanas ya fue criticado por haberse ido de vacaciones a Hawai en plena crisis.

Imágenes de vídeo mostraron el enfado de vecinos con el gobernante durante una gira que este realizó por las zonas afectadas, con alguno de ellos negándose a darle la mano y otros gritándole «eres un idiota».

Esta oleada de incendios forestales se ha convertido en otra muestra clara de que los devastadores efectos del cambio climático no son un problema del futuro, sino del presente.

Grupos de estudiantes universitarios tienen previsto marchas en varias ciudades del país durante estos días para pedir que se den más fondos a los bomberos y se adopten medidas contra el cambio climático.

Esta oleada de incendios forestales se ha convertido en otra muestra clara de que los devastadores efectos del cambio climático no son un problema del futuro, sino del presente, y que si los gobiernos no comienzan a tomar medidas serias las consecuencias pueden ser devastadoras.

En base a El País / Perfil / La Nación / 20 minutos

Fotos: Matthew Abbott

Mario Rovina

Mario Rovina

Guardaparque egresado de la Universidad Nacional de Misiones. Fotografo de aves y especialista en ambiente. Integra la Cooperativa de Comunicadores El Miércoles.

Sin Comentarios

No se permiten comentarios