El fuego que no purifica

Hace más de 15 días que el Amazonas se quema ante la inacción del gobierno brasileño. El fuego consume una de las regiones más biodiversas del mundo y todo apunta a fuegos provocados para ganar terrenos de pastoreo.

Las imágenes traen recuerdos, y las columnas de humo surgiendo entre las ramas de la selva recuerda otros incendios, en otro tiempo, pero en la misma tierra. A finales de la década del 1980 el humo también cubría la selva mais grande do mundo y uno de sus más grandes defensores, Francisco Chico Mendes, era asesinado por la misma avaricia de unos pocos.

El Amazonas es una de las zonas del planeta considerada como reserva de la biodiversidad, pero el bosque tropical más grande del mundo está en peligro debido al aumento en los incendios forestales que han devastado más de 3 mil kilómetros cuadrados este año, solo en la parte brasileña.

El Instituto Nacional de Investigación Espacial (Inpe) reportó un total de 72.843 incendios en Brasil, lo que representa un aumento de más del 80% en comparación con el mismo período de 2018.

Tan impresionante es la situación que la NASA a través de su plataforma de Información sobre incendios para el sistema de gestión de recursos (FIRMS, por sus siglas en inglés) dio a conocer una imagen satelital con los focos activos.

Hasta el 20 de agosto, el Instituto Nacional de Investigación Espacial (Inpe) reportó un total de 72.843 incendios en Brasil, lo que representa un aumento de más del 80% en comparación con el mismo período de 2018.

La extensión de los incendios en la región ha obligado a algunos estados amazónicos, como Amazonas y Acre, a declarar la situación de emergencia o alerta ambiental debido a que la humareda multiplica las enfermedades respiratorias y afecta hasta el tránsito aéreo.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DEL DESASTRE?

Según recogen varios medios de comunicación, el desastre en la región amazónica se debe a las quemas provocadas para deforestar un terreno a fin de convertirlo en área de pastoreo o para limpiar áreas ya deforestadas, generalmente en la temporada seca.

“Lo que estamos viendo es consecuencia del aumento de la deforestación vista en cifras recientes”, dijo Ricardo Mello, del programa Amazonía del Fondo Mundial para la Naturaleza-Brasil, según recoge la revista Semana.

“Lo que estamos viendo es consecuencia del aumento de la deforestación vista en cifras recientes”, dijo Ricardo Mello.

La organización no gubernamental Instituto de Investigación Ambiental de la Amazonía (Ipam, en sus siglas en portugués), asocia el aumento del fuego a la deforestación promovida por los terratenientes, así como a los incendios incontrolados de ganaderos y agricultores para desbrozar tramos de selva.

Al Amazonas se le conoce como los pulmones del planeta, ya que produce el 20 por ciento del oxígeno en la atmósfera terrestre. Se le considera vital en los esfuerzos actuales para frenar el calentamiento global y también alberga innumerables especies de flora y fauna y es la selva tropical más grande y biodiversa del planeta.

SE INCENDIA EL AMAZONAS MIENTRAS BOLSONARO SE BURLA

Entre enero y lo que va de agosto se registraron 72.843 focos intermitentes de incendios forestales, consecuencia de la “política de desarrollo” del presidente brasileño para la agricultura y la minería. Las ONG hicieron durante toda la semana un llamado a Bolsonaro en las redes por las hectáreas de bosques que están siendo arrasadas bajo el hashtag #PrayForAmazonia (reza por el amazonas). Las imágenes de la selva prendida fuego recorrieron las redes.

El considerable incremento de incendios forestales desde la llegada al poder de Jair Bolsonaro desde el 1 de enero del 2019 reaviva los temores que surgieron en la campaña electoral, cuando el derechista prometió usar la región amazónica para el desarrollo del sector minero y la agricultura. Además, sus vínculos con los terratenientes ganaderos y agricultores son notorios.

“Me solían llamar capitán Motosierra y ahora soy Nerón incendiando el Amazonas. Pero si es la temporada de incendios”, se defendió el mandatario semanas atrás de las críticas de las organizaciones. Inclusive, el mandatario desmintió los datos provistos por el Inpe, que informó que los incendios aumentaron este año un 83 por ciento respecto al mismo periodo en 2018. Al menos 68 reservas protegidas fueron afectadas por las llamas. El director del Inpe fue despedido por Bolsonaro bajo la acusación de fomentar una imagen “pésima” de Brasil en el exterior y con datos “falsos”.

El director del Inpe fue despedido por Bolsonaro por “fomentar una imagen pésima” de Brasil en el exterior.

El organismo negó drásticamente que se pueda echar la culpa a la estación seca o a los fenómenos naturales por sí solos por el aumento dramático de incendios porque “no hay nada raro en el clima de este año ni en los niveles de lluvia en la región amazónica”. Los incendios pueden ser relativamente comunes en la estación seca, pero también son provocados por los agricultores que hacen quemas ilegales para liberar tierras y desarrollar sus negocios, amparados por la falta de control estatal y las políticas de Bolsonaro a favor de los terratenientes.

Las imágenes de los incendios que han recorrido el mundo son dramáticas. Expertos en el Bioma Amazónico alertan que las decisiones del ultraderechista, Jair Bolsonaro, ponen en peligro la conservación del “pulmón del mundo”, territorio ancestral de 305 pueblos indígenas. Lo que suceda con la selva brasilera debería importarle a todo el continente, al mundo y, sobre todo, al presidente de Brasil.

“Al principio pensaba que estaba luchando para salvar a los trabajadores del caucho, después pensé que luchaba para salvar la selva amazónica. Ahora percibo que estoy luchando por la humanidad”, había dicho Chico Mendes, treinta años atrás.

 

En base a CNN / Cuba Debate / Página 12 / La Tinta

Mario Rovina

Mario Rovina

Guardaparque egresado de la Universidad Nacional de Misiones. Fotografo de aves y especialista en ambiente. Integra la Cooperativa de Comunicadores El Miércoles.

Sin Comentarios

No se permiten comentarios