Un mar sin estrellas

En el mundo millones de estrellas de mar se encuentran perdiendo los brazos en un proceso de deterioro acelerado por el calentamiento global, en una muerte silenciosa, pero imparable.

Fue en el año 2013 cuando los investigadores comenzaron a encontrar algo muy preocupante: millones de estrellas de mar a lo largo de la costa del Pacífico estaban muriendo por algo extraño.

“No se le puede llamar de otra manera que catástrofe”, dice Drew Harvell, bióloga de la Universidad Cornell estadounidense, refiriéndose a uno de los peores episodios de enfermedad de especies marinas que se haya visto. “Es impresionante. Millones de estrellas de mar han muerto”, lamenta.

EL APOCALIPSIS ZOMBIE DE LAS ESTRELLAS DE MAR

Y no es broma. Así lo ha denominado el buzo y científico Doug Biffard. Desde México hasta Alaska, las estrellas eran destruidas por la ‘enfermedad del desgaste de las estrellas de mar’.

“Puede ser el evento más grande de mortalidad de vida silvestre en la historia registrada”, explicó Jackie Hildering.

Nadie tenía idea de por qué estaba sucediendo: la enfermedad hace que los animales desarrollen unas lesiones blancas que se extienden rápidamente y devoran su carne. Eventualmente su cuerpo acaba desintegrado y todo lo que queda es un montoncito de sustancia blanca.

Es el Síndrome de Desgaste de las Estrellas Marinas (SSWS o Sea Star Wasting Syndrome). Desde junio de 2017, los investigadores han visto extenderse la enfermedad por la Columbia británica, Canadá y Baja California. Es muy alarmante esta infección simultánea en ambas costas.

Si las estrellas de mar perdían una pata, podían regenerarse, e incluso esa pata podía formar una nueva estrella. Ahora están perdiendo su capacidad regeneradora. La enfermedad hace que se desmembren y mueran.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS?

En principio, dado que el accidente nuclear de Fukushima había ocurrido sólo unos meses antes de la detección de estos casos, se los vinculó. Pero enseguida se descartó esa conexión. “No tenemos evidencia que la radiación sea la culpable de la muerte de las estrellas de mar”, se afirmaba en 2014.

Tampoco se ha descubierto un virus o bacteria que les provoque la enfermedad. Una teoría, planteada en febrero de 2016, fue que el aumento gradual de la temperatura del agua está jugando un importante papel en la misteriosa enfermedad.

Eisenlord escribió en la Universidad de Santa Cruz que “los análisis mostraron que el riesgo de muerte asociada a la enfermedad se correlacionaba con el tamaño de la estrella de mar y la temperatura del agua. En los adultos, el tiempo transcurrido entre el surgimiento de los síntomas de la enfermedad y la muerte fue influenciado por la temperatura. Los experimentos también mostraron que la mortalidad adulta era más alta en los tratamientos de aguas más cálidas. Aunque los adultos mostraron síntomas de la enfermedad más rápidamente que los juveniles, los juveniles enfermos murieron más rápido. Este estudio se realizó en el estado de Washington, donde se registraron altas tasas de mortalidad durante 2014 en muchas áreas, lo que coincidió con anomalías de temperatura cálida”.

Si bien dicho virus no es nuevo, creen que el calentamiento global estaría afectando su “virulencia”. “Creemos que la amplitud (del fenómeno) en nuestras aguas se debe a la temperatura: sabemos que cuando las temperaturas son más altas, las estrellas de mar mueren más rápidamente”.

Los científicos todavía intentan comprender si el aumento de la temperatura afecta a la estrella de mar porque la debilita, porque vuelve más virulento el virus, porque modifica el ecosistema o por todo ello al mismo tiempo.

Muchas estrellas de mar son lo que se conoce como “especies clave” que, en términos muy simples, juegan un papel vital en el control de las poblaciones de todo, desde erizos hasta mejillones.

LA IMPORTANCIA DE LAS ESTRELLAS DE MAR

Los asteroideos o estrellas de mar son una clase de equinodermos. Son uno de los grupos de animales más conocidos del fondo marino, y se los considera extraordinariamente importantes para un ecosistema marino saludable.

Muchas estrellas de mar son lo que se conoce como “especies clave” que, en términos muy simples, juegan un papel vital en el control de las poblaciones de todo, desde erizos hasta mejillones.

En algunas áreas, los científicos están dando la alarma, informando hasta una disminución del 95% en las poblaciones. “Puede ser el evento más grande de mortalidad de vida silvestre en la historia registrada”, explicó Jackie Hildering de la Sociedad de Educación e Investigación Marina. “Es de terrible importancia darse cuenta de que son depredadores de alto nivel. Nuestros océanos son complejos y hay algo que aprender aquí que tiene relevancia en nuestra vida cotidiana “.

Por supuesto, cualquier evento de extinción así de grande es motivo de preocupación. Cuando una sola especie se aniquila o experimenta un cambio drástico en la población, eso afecta enormemente a lo largo de la cadena alimentaria. Pero cuando se trata de la humilde estrella de mar, es aún más preocupante.

 

En base a Diario Ecología / AIM / Surfer Rule

 

Mario Rovina

Mario Rovina

Guardaparque egresado de la Universidad Nacional de Misiones. Fotografo de aves y especialista en ambiente. Integra la Cooperativa de Comunicadores El Miércoles.

Sin Comentarios

No se permiten comentarios