" /> Alberto Fernández de Kirchner – La Vanguardia Digital | La Vanguardia Digital

Alberto Fernández de Kirchner

¿Qué pasará en el nuevo tiempo de la Cristina de baja intensidad? El anuncio de la candidatura a presidente de Alberto Fernández fue un bálsamo para muchos peronistas pero también para el “club de los moderados”. No todos, sin embargo, se alegraron. ¿Existe la posibilidad de una alianza más amplia en la que confluyan otros sectores con el objetivo de ganarle a Macri?

 

En la mañana del sábado sonó la voz de Cristina y después sonó en el aire la música de la euforia. Entonces, se dijeron mil cosas. Se habló de alivio, de gesto de humildad, de una movida brillante. Pero sobre todo se dijo esto: que ya tenemos la certeza de Cristina candidata. Y candidata desde el lugar que muchos sectores le pedían. Una Cristina de baja intensidad, como deben ser las guerras ahora bajo la lógica de la era neoliberal, según la explica Jules Falquet. La alegría, sin embargo, no fue sólo peronista. El bálsamo cubrió a algunes empresaries, a socialdemócrates, a radicales no macristas, a periodistas no k, a centristas y a lavagnistas. La alegría llegó al heterogéneo y a la vez microclimático club de los moderados.

El bálsamo cubrió a algunes empresaries, a socialdemócrates, a radicales no macristas, a periodistas no k, a centristas y a lavagnistas. La alegría llegó al heterogéneo y a la vez microclimático club de los moderados. 

Las razones de la aceptación son muchas y fáciles de enumerar, aunque algunes se pregunten por qué tan fácil y rápido, tan distinto que con Daniel. Varios de los argumentos los dio la propia Cristina en el video del anuncio y es innegable que muchos son razonables. La manija todavía dura ahora, cuando nos encontramos en oficinas, facultades y bares. Pero es interesante pensar qué pasa más allá de la reja del club, medir la distancia entre los análisis de especialistas y tuiteros, y lo que pasa entre militantes y otros sectores. Porque no todo el mundo salta en una pata.

VOLVER AL FUTURO

Por un lado están lxs cristinistas más fans que la querían a Cristina, y el anuncio les causó estupor y temblores. Por la devoción pero principalmente porque Alberto presidente supone un pasito al centro que no querían. Muchxs esperaban con anhelo la vuelta (esa melancolía que nos atraviesa) de un gobierno nacional y popular y se ve a la legua que con Alberto no es el plan. Lo que se adivina, mientras el fantasma de Guillermo Nielsen recorre los chats más k con un emoji de puaj, es una propuesta que resta kirchnerismo y suma un indeseado pejotismo. Están también quienes piensan que el anuncio fue demasiado anticipado: le da al gobierno tiempo suficiente como para medir, probar, analizar y salpimentar a gusto antes de definir su candidato.

Muchxs esperaban con anhelo la vuelta (esa melancolía que nos atraviesa) de un gobierno nacional y popular y se ve a la legua que con Alberto no es el plan.

Quienes agitaban la candidatura de Cristina desde la agenda de Tierra, techo y trabajo, para volver pero mejores, o recuperar lo mejor que hubo pero sin los indeseables del gobierno anterior, sin ser kirchneristas plenos ni soldados de nadie, también se pusieron tristes. “La decisión de Cristina de renunciar a la postulación a la presidencia nos entristece porque creemos que estos dos sectores sociales se quedan sin su candidata natural. Sin embargo, los objetivos antes mencionados no han cambiado en lo esencial y valoramos enormemente el mensaje de desprendimiento que la decisión de Cristina trae aparejado”, declaró el Frente Patria Grande en su conjunto. Pero la decepción no quita votos, y además se sopesa con la certeza de que la Fernández es candidata. Hagman sintetizó: “La polarización no es un juego político, es la realidad de nuestro país en donde hay dos proyectos antagónico: el neoliberal y el popular con Cristina, que se acaba de ampliar más.”

Eso se recoge de algunxs sectores. Entre integrantes de Unidad Ciudadana hubo distintas reacciones, pero el eventual desconcierto se procesó puertas adentro para salir a la cancha con fuerza renovada. El mismo Aníbal se enteró el sábado por un llamado que le comentaba el video y en el chiste que hizo -se equivocó de Fernández, era yo- cifra el pinchazo íntimo de su respuesta.

FUEGO AMIGO

En un primer fulgor pareció un movimiento que cerraba la grieta. Pero el oponente intrínseco de la fórmula FF es la Alternativa Federal, con las expresiones de Schiaretti y Urtubey a las que se suman las de Lavagna, el socialismo de Santa Fe, los gobernadores que no se suman, el GEN de Margarita Stolbizer. Si la unidad del peronismo ampliado no se logra, el escenario de triunfo para Alberto y Cristina no sería tan nítido.

La alternativa para ganar a Macri va a tener que ser federal, sí, pero también con la fuerza necesaria para juntar los votos. Falta un mes para que se cierren las candidaturas, y en ese lapso todo son especulaciones. Una apuesta fuerte es que esa unidad se termine dando, porque ni AF ni AF (Alberto Fernández – Alternativa Federal) querrán ir a perder con el macrismo en un ballotage. El peronismo anticristinista está convidado a esta fiesta y no hay ninguna otra donde pueda bailar.

La alternativa para ganar a Macri va a tener que ser federal, sí, pero también con la fuerza necesaria para juntar los votos.Una apuesta fuerte es que esa unidad se termine dando, porque ni AF ni AF (Alberto Fernández – Alternativa Federal) querrán ir a perder con el macrismo en un ballotage.

El país que le toque al gobierno que viene necesita un actor que pueda dialogar con los sojeros, los empresarios, con el FMI. Lo perfecto es enemigo de lo posible y si lo pensamos dos veces eso no es necesariamente en desmedro de la agenda popular sino en favor de mantener el país a flote. Faltan definir muchos lugares. Dónde queda Massa, dónde queda Axel. Quién va a la provincia, quién en CABA. Hay quienes ven extraño que el candidato sea designado por el (la) vice. Que el giro al centro suena a falsete como en 2007. Mañana Macri se reúne con empresarios, pasado hay reunión del peronismo federal. Y falta la respuesta táctica del gobierno. Lo cierto es que el diario del lunes todavía no salió. Está en máquinas.

Marina Mariasch

Marina Mariasch

Escritora. Publicó, entre otros, los libros ‘El matrimonio’ (novela, 2011) y 'Paz o amor’ (poesía reunida, 2014). Es integrante del colectivo Ni una Menos. En twitter es @purasensacion.

Sin Comentarios

No se permiten comentarios