El petróleo blanco también mancha

La minería avanza en nuestro país en búsqueda de litio, un metal utilizado principalmente en baterías por la industria automotriz y electrónica. Conocido como oro blanco o petróleo blanco, el litio se está llevando puesto a los salares.

Con la quita de retenciones y los demás beneficios legales e impositivos que el gobierno nacional concedió en los últimos años a la industria minera, empresas de todo el mundo se han asentado en nuestro país para extraer minerales.

Como parte del triángulo del cono sur del litio (junto con Chile y Bolivia) donde se encuentra el 60% de las reservas del mundo de litio de salmueras, la forma de extracción actual más económica, en Argentina, único de los tres países en el que litio puede ser explotado libremente mediante concesión, su extracción creció de forma acelerada y sin control en los últimos años.

Impulsado por el boom de los autos eléctricos y principalmente por compañías como Tesla Motors y Chevrolet de General Motors que se están preparando para  llevar los autos eléctricos al mercado masivo en los próximos años, y anuncios como el del empresario Elon Musk, creador de Tesla Motors, que afirmo recientemente que “Para producir 500.000 vehículos al año, básicamente necesitamos absorber toda la producción de litio del mundo”, los precios del litio se han disparado a nivel mundial hasta llegar a ser bautizado como “la nueva gasolina”.

En Argentina el litio puede ser explotado libremente mediante concesión, por ello su extracción creció de forma acelerada y sin control en los últimos años.

Es por esto que en Jujuy y Salta ya desembarcaron una decena de compañías mineras (de Canadá, Australia y Estados Unidos, entre otras), y al menos otros dos jugadores de peso, y ajenos a la minería, ya posaron sus ojos en la zona: las automotrices Toyota y Mitsubishi (ambas de Japón). Según datos del ministerio de la Producción, hay un total de 23 proyectos en diferentes grados de avance, incluyendo algunos en Catamarca, La Rioja y San Luis.

Para su extracción se bombean grandes cantidades de un compuesto conocido como salmuera -agua con agentes químicos- que se acumulan en piletas en donde se origina el litio. Ninguna de estas empresas tiene un protocolo ambiental para el destino de este líquido contaminante.

EL ORO NO BRILLA PARA TODOS

Fernando Díaz, hidrogeólogo, estima que “por cada tonelada de litio extraída se evaporan alrededor de dos millones de litros de agua. Esta es una evidencia de que la minería de litio en salares no es más que una minería de agua”.

Esta utilización de enormes cantidades de agua está trayendo grandes problemas a todos los habitantes de la región, principalmente a los pequeños agricultores y a las comunidades originarias que dependen del agua para la cría del ganado. Como así también a toda la fauna asociada a las lagunas altoandinas y a los salares.

Esto comenzó a generar el rechazo de los habitantes de las localidades cercanas a estos proyectos de extracción de recursos naturales, como es el caso de las comunidades originarias de Jujuy y Salta nucleadas en la Mesa de Pueblos Originarios de la Cuenca de la laguna de Guayatayoc y Salinas Grandes que presentaron un amparo que llegó a la Corte Suprema.

O el más reciente caso de Fiambalá y Tinogasta en Catamarca, donde la empresa minera canadiense Neo Lithium y su representante en Argentina, Liex S.A., emprendió el proyecto de litio Tres Quebradas (3Q), situado en las cercanías de Laguna Tres Quebradas. Se trata de un proyecto que abarcaría unos 15 kilómetros de longitud por unos 3 kilómetros de ancho. Con la ejecución de 3Q, se violaría un sitio Ramsar protegido internacionalmente.

Los paisajes emblemáticos, y hasta hoy casi intactos, de los grandes salares andinos pueden estar condenados a desaparecer para satisfacer la demanda extranjera por baterías.

La zona comprende las Lagunas Aparejos, Las Tunas, Azul, Negra, Verde y Tres Quebradas. La Laguna Aparejos es sitio de nidificación de la Parina Grande, más conocida como flamenco andino o rosado, una especie única y muy vulnerable que habita en la región.

Por lo que los asambleístas Autoconvocados por la Vida, de Tinogasta, anunciaron que presentarán un recurso de amparo ante la Justicia local para frenar los trabajos de exploración en el proyecto minero de litio Tres Quebradas que se está realizando en una zona cercana al Monte Pissis.

Y esto pasa también en Chile, donde en los salares de Atacama advierten acerca de este uso desmedido y sin control de grandes cantidades de agua para poder extraer el litio, “Ellos están bombeando una absurda cantidad de agua”, dice Rolando Humire Coca, un bioquímico que dirige la Sociedad Naturalista de San Pedro de Atacama y es miembro del Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile. “Si siguen utilizando los mismos métodos para extraer el agua, las consecuencias serán desastrosas. Todas las formas de vida del Salar de Atacama serán destruidas”, advierte.

Las imágenes de satélite indican que algunas lagunas y praderas en el salar se están reduciendo o secando, mientras que la Comisión Forestal de Chile ha registrado un descenso en la población de flamencos.

Los paisajes emblemáticos, y hasta hoy casi intactos, de los grandes salares andinos pueden estar condenados a desaparecer para satisfacer la demanda extranjera por baterías.

Una vez más el capitalismo salvaje, que solo piensa en la ganancia inmediata, se apresta a destruir lo que encuentre a su paso para mejorar la rentabilidad.

 

 

 

 

En base a El Federal / Pagina 12 / El Mostrador / BBC / MDZ 

Mario Rovina

Mario Rovina

Guardaparque egresado de la Universidad Nacional de Misiones. Fotografo de aves y especialista en ambiente. Integra la Cooperativa de Comunicadores El Miércoles.

Sin Comentarios

No se permiten comentarios