Esos “judíos”

Un twit antisemita de Úrsula Vargues desató la polémica sobre el antisemitismo. Una serie de lugares comunes y de estereotipos sobre la judeidad causaron revuelo en la sociedad argentina y pusieron nuevamente el foco en las confusiones entre el judaísmo como identidad o como religión.

“Los judíos gobiernan hace mucho el mundo de las comunicaciones. No entiendo por qué nombrarlos los lastima”.

La periodista Úrsula Vargues decidió convalidar un abuso antisemita que, según cuentan varios testigos, ni siquiera se había producido. En un tuit bastante breve recuperó las ideas que atribuyen a los judíos intereses comunes y cuanto menos diferentes de los del resto de la población. Las mismas que durante siglos dieron pie a la persecución, estigmatización y hasta el asesinato de millones de personas. Llamativamente, pocos comunicadores, militantes y dirigentes a la izquierda del arco político consideraron necesario repudiar expresamente sus palabras.

Tiempo atrás algo similar sucedió con el dirigente social Luis D’Elia quien, al ser consultado por Sergio Schoklender y el fraude extendido en el programa “Sueños Compartidos”, dio a entender alguna intervención de servicios de inteligencia foráneos. “Mirá los apellidos, son todos paisanos” justificó. Si D’Elia decidió luego negar el sentido de su frase, Vargues se explicó y reafirmó, entre risas: “es una religión como cualquier otra, yo soy una atea de mierda para muchos”.

Llamativamente, pocos comunicadores, militantes y dirigentes a la izquierda del arco político consideraron necesario repudiar expresamente las palabras de Vargues.

Por ignorancia o cinismo, Vargues atribuyó la controversia por sus dichos a diferencias religiosas, aún cuando resulta muy poco probable que conozca las convicciones de los empresarios en relación al Talmud, la existencia de dios o la trascendencia del alma.

La persecución de los judíos dejó hace tiempo de ser un problema de persecución religiosa, y sus palabras se inscriben una tradición intelectual moderna que sería bueno repasar al menos brevemente.

No perviven hoy las ideas de los tiempos de la Santísima Inquisición, que dejara, junto a un tendal de muertos, uno aún mayor de conversos que, convencidos o no, abrazaron la religión cristiana.

En el occidente moderno, es el propio surgimiento de los Estados-Nación el que explica la persecución sistemática y extendida contra los judíos hasta mediados del siglo pasado.

Junto con el establecimiento de dominios territoriales relativamente estables en el seno del continente europeo, tras las Cartas de Westfalia, sobrevino la necesidad de homogeneizar a las poblaciones para asegurar su lealtad a los nacientes Estados.

Los judíos, dispersos por todo el mundo conocido y minoría en cada lugar, concentrados desproporcionadamente en las ciudades, naturalmente más cosmopolitas, y en la actividad financiera, prohibida a los católicos, con tradiciones e idiomas propios (el yiddish y el ladino), quedarían casi naturalmente excluidos de ese colectivo nacional constituido según ese orden de sujeción.

Condenados a ser extranjeros en su tierra, los judíos se convertirían en un chivo expiatorio ideal frente a cualquier coyuntura adversa cada vez que las clases gobernantes quisieran desviar la atención de ellos mismos. Del mismo modo, la dispersión territorial permitía dar verosimilitud a los alegatos contra los judíos, toda vez que siempre habría otros del otro lado de la frontera. Así florecieron los relatos conspirativos donde los judíos eran súbditos o, aún peor, titiriteros del monarca rival. Tiempos del ‘affaire Dreyfus’ y del ‘Yo acuso’ de Émile Zola.

Condenados a ser extranjeros en su tierra, los judíos se convertirían en un chivo expiatorio ideal frente a cualquier coyuntura adversa cada vez que las clases gobernantes quisieran desviar la atención de ellos mismos.

Entre los judíos, las reacciones fueron dispares. Mientras algunos apostaron por la asimilación, intentando borrar las fronteras culturales que los separaban de sus vecinos, otros apostaron a las promesas socialistas de redención de la humanidad toda, abrazando la identidad de clase. Por último, otro grupo,  fundado por Theodor Herzl, abrazó y adaptó el nacionalismo de sus opresores, postulando que todos los judíos del mundo constituían un grupo relativamente homogéneo que debía asentarse, también, en un territorio determinado y constituir una entidad nacional. Nacía el sionismo.

En cuanto a la persecución, desde la religiosa de tiempos inquisitoriales, se avanzaba a una mucho más abarcativa. Judío sería una identidad, extraña a la de la mayoría del pueblo.

La evolución de ese antisemitismo nacional daría origen al nazismo alemán, que justificaría su expansión imperialista en una teoría racial, donde la raza aria que ellos mismos encaraban estaba llamada a dominar la tierra. De extranjeros perpetuos, los judíos pasaban, en ese esquema, a raza inferior y perniciosa, llamada a ser exterminada. La Shoá, el asesinato masivo y sistemático de hombres, mujeres y niños, es la marca indeleble de aquellas ideas sobre la consciencia colectiva de la humanidad.

Colateralmente, dio justificativo al nacimiento del Estado de Israel. Una especie de seguro de última instancia contra la persecución de los judíos, definidos según un criterio no muy diferente al de las leyes raciales alemanas, contra la persecución en cualquier parte del mundo. Un paradójico estado dispuesto a concederme derechos de ciudadanía a mí, un argentino nacido en Buenos Aires, al tiempo que los niega a un árabe nacido en Jerusalem oriental.

La mayor parte de occidente progresó enormemente desde entonces en el modo de entender la ciudadanía en relación a las identidades culturales de los ciudadanos. Concepciones que habían tenido pie apenas entre intelectuales iluministas, movimientos socialistas y, hasta cierto punto, en las sociedades americanas, alimentadas por la migración masiva fueron enunciadas como verdades autoevidentes al ritmo de la expansión del capitalismo herbívoro que ofrecían los keynesianos.

Poco queda de aquel capitalismo en la coyuntura actual, donde al ritmo de las desigualdades y exclusión que trae aparejada la última versión de la globalización, renacen con fuerza los movimientos identitarios anclados en la antigua concepción de la nacionalidad. Una coyuntura en la que la derecha hegemónica en Israel decidió intervenir presentándose como un exclave de la identidad occidental, rodeado por los amenazantes musulmanes.

El renacimiento del nacionalismo identitario, y sus semejanzas con las ideas que dieron lugar al pasado trágico, deberían prevenir a quienes nos paramos en la vereda de enfrente de las fuerzas reaccionarias, de admitir o relativizar en modo alguno los discursos que remiten directamente a las ideas más oscuras que trajo la modernidad.

El renacimiento del nacionalismo identitario, y sus semejanzas con las ideas que dieron lugar al pasado trágico, deberían prevenir a quienes nos paramos en la vereda de enfrente de las fuerzas reaccionarias.

Por lo demás, la patética escena de José López, encargado de asignar dinero a Sergio Schoklender, con sus bolsos y su fusil debería bastar para dejar de mirar apellidos en búsqueda de una conspiración sinárquica para explicar la traición a las banderas de un movimiento cuyo motivo de existencia son los más pobres.

En cuanto a los dueños de los medios, Magnetto, Aranda, Pagliaro, Noble, Vila, Manzano, Eurnekian, Saguier, Mitre, Cristobal López, Pierri o Fontevecchia se diferencian de Yankelevich, Tiffenberg o Szpolski apenas en los matices que diferencian la clase social a la que integran.

Martín Schapiro

Martín Schapiro

Abogado, maestrando en derecho administrativo (UBA) y analista internacional.

Sin Comentarios

No se permiten comentarios