¿La debacle de la esencia tuitera?

Cambia Twitter: la red social pasa a tener 280 caracteres. Los tiempos se transforman y todos opinan. ¿Qué pasa en la red?

original

En el día de ayer,  @Jack -CEO y cofundador de Twitter- anunció que la plataforma  amplía los caracteres permitidos de 140 a 280. En el blog oficial de la empresa comunican que este cambio se implementará de forma selectiva y, en Argentina, algunos de los usuarios que ya están haciendo gala -ironía mediante- de su tuiter expandido son @capitanintriga y @AxelKuschevatzk, tuiteando exactamente lo mismo que tuitearían si tuvieran los caracteres que tenemos el resto de los mortales.

Desde la empresa afirman que este cambio busca intensificar el uso de la plataforma y, con este objetivo, implementarán estas modificaciones en un grupo reducido de usuarios para monitorearlos y decidir si estos 280 caracteres son buenos para todos.

Los 280 caracteres buscan intensificar el uso de la plataforma.

Asimismo, aseguran que la esencia de la red social no va a cambiar: “Twitter se trata de ser breves. Es lo que hace que sea una gran manera de ver qué es lo que está pasando. Los Tweets van al punto con la información o pensamientos que realmente importan. Eso es algo que nunca cambiaremos. Entendemos que muchos de ustedes han ido Twitteando durante años, con lo cual puede haber un apego emocional a los 140 caracteres -nosotros así lo sentimos también”.

 

#BETA PERMANENTE

twitter-duplica-caracteres-280A pesar de la constante renovación que sufre la plataforma, un cambio más no hará que tuiter deje de ser tuiter. Porque, si hacemos un poco de memoria, ni siquiera se llama como en sus comienzos, cuando Twitter era Twttr.

Un trabajo* de Jorge Gobbi -publicado en 2010- cuenta cómo, en sus comienzos, la empresa hizo una serie de cambios en su plataforma debido al pedido de sus usuarios y cómo estos cambios le garantizaron un relativo éxito.

Este Twitter primigenio puede ser presentado como una red social basada en SMS (que permite hasta 155 caracteres que, menos los 15 del número de teléfono, termina dando 140) con la finalidad de crear pequeñas comunidades virtuales enlazadas por mensajes breves enfocados en comunicar dónde estabas y qué actividades estabas llevando a cabo. Eso determinó la pregunta inicial de esta plataforma: “¿Qué estás haciendo?” Aunque parezca extraño, por esos años, esta red ya contaba con una interfaz web donde los usuarios podían administrar sus contactos y comunicarse con ellos sin costo.

Ahora bien, podemos enumerar, de una forma un poco caprichosa, los cambios que fue experimentando la red social: entre los más relevantes, podemos destacar que en el cuadro de tuit ahora encontramos la pregunta ¿Qué está pasando? y la estrellita del FAV se convirtió en un like con forma de corazoncito. En un segundo orden vemos que ahora los links y las menciones a usuarios ya no quitan caracteres y que los tuits se pueden citar, lo que suele habilitar un estético e hipnótico juego de muñequitas rusas.

 

LOS HILOS DE TUITER (SIGUE)

2017-06-12_twitter-public-roadmap_r01Quizás no entiendo la ironía y pido perdón a Tuiter Arg. -ese colectivo sociológico que carece de cohesión y que ama quejarse de todo- pero los 140 caracteres siempre fueron insuficientes, o dicho de otra manera; siempre encontramos excusas para excedernos, para ir más allá de esta marca identitaria de la red social. Aquellos que divagan hace rato por esos lares recordarán con cierta -y muy poca- nostalgia a Twitlonger esa plataforma que se adicionaba a la cuenta de usuario y permitía ir más allá de los 140 caracteres.

Si nos detenemos en los hilos de tuiter, desde hace unos meses la nueva vedette de los argumentos, y hurgamos un poco en el pasado escrito de la red social, ya los encontramos apilados en enumeraciones, en listas que presentaban ideas conectadas por el (sigue), los tres puntos y la autorespuesta con el arroba incluido.

Sin embargo, Tuiter Arg. destila incomodidad e ironía -sobre todo esto último- frente a la novedad. Como escribe @LaInca_: “Años como unos pelotudos perfeccionando el arte del fragmento para caber en el lecho de Procusto de 140 y viene el dueño y chau, lo cambia” o quizás como celebra @diegoblif: “No estoy para nada de acuerdo con que haya tuits de 280 caracteres. Siento que se desvirtúa la esencia de la twitter y lo convierte (sigue)

en otra cosa nada que ver. El límite de 140 caracteres nos obligaba a ser sintéticos, ingeniosos y pensar muy bien cada palabra que decimos”.

“Tuiter Argentina” destila incomodidad e ironía -sobre todo esto último- frente a la novedad. Como escribe @LaInca_: “Años como unos pelotudos perfeccionando el arte del fragmento para caber en el lecho de Procusto de 140 y viene el dueño y chau, lo cambia”.

 

@280

Periodistas especializados en tecnología salieron a criticar los cambios en la red social, denunciando el fin de tuiter tal cual como lo conocemos y la pérdida de la mística tuitera. Sin embargo, este cambio no es una limitación, sino una extensión, es decir, nadie te va a quitar el derecho a usar solo tus 140  caracteres, sino que te habilita -ahora al menos de forma selectiva- la posibilidad de tuitear el doble. Lo que implica, para algunos analistas, también tuiteros, es que los usuarios pasemos el doble de tiempo leyendo publicaciones de 280 caracteres.

Si no nos ponemos puristas y le reclamamos a tuiter que sea esa cosa vetusta que no permitía imágenes, en donde el texto era únicamente texto sin emojis, si abrazamos las imágenes y los hashflags, y quizás a veces nos animamos a transmitir en vivo, en el fondo no rechazamos la nueva extensión tuiteril, porque si tuiter tiene algo que puede ser llamado esencia, no está en la cantidad de caracteres que permite, sino en la imposibilidad de editar los tuits, el insumo primordial de Tuiter Arg que engorda el sarcasmo y la crítica en base a errores ajenos y capturas de pantalla.

 

 

 

 

Fuentes

*Gobbi, Jorge, “Twitter: entre flexibilidad interpretativa y los usuarios como agentes de cambio”

Blog oficial de Twitter – https://blog.twitter.com/official/es_la.html

Mariano Vazquez

Mariano Vazquez

Doctor en comunicación por la Facultad de Periodismo y Comunicación de la Universidad Nacional de La Plata. Docente universitario ad honorem en el taller de Tecnologías de la Comunicación.

Sin Comentarios

No se permiten comentarios