" /> Conspiraciones – La Vanguardia Digital | La Vanguardia Digital

Conspiraciones

Mientras la sociedad se pregunta dónde está Santiago Maldonado, sectores del oficialismo y algunos de los medios más poderosos inventan un nuevo enemigo interno: “los mapuches separatistas financiados desde el extranjero”. Esta teoría engrosa la lista de las teorías conspirativas presentes durante toda la historia argentina.

santiagomaldonado_nan_2017_phmafiaLa multiplicación de las imágenes de Santiago Maldonado en las redes sociales y las movilizaciones que reclaman por su aparición han debilitado al gobierno de Mauricio Macri, inmerso en una coyuntura electoral decisiva, que esperaba sortear sin mayores problemas a partir de su buena performance en las PASO.

Si hasta el 1º de agosto la estrategia polarizadora del elenco gubernamental se había limitado a repartir las estampitas del buen gobierno lanceando a la bestia negra del populismo, la movilización de sentimientos que provocó en un sector de la población la desaparición de un joven militante en un operativo represivo planteó otra clase de desafío. El peligro para el gobierno era, hasta hace unos días, la universalización del reclamo, con la potencia de despolarizar la conflictividad política hasta sustituir el gran relato de la grieta por otros escenarios más incómodos, donde el Estado es presionado desde abajo.

36811020592_b8bb494c7e_kSin embargo, el gobierno recuperó la iniciativa y tuvo cierto éxito en instalar la idea de que el reclamo por la aparición con vida de Santiago Maldonado tiene una matriz impura, debido a su utilización política en tiempos electorales. El conflicto fue reubicado en la trama previsible del antagonismo entre el kirchnerismo y la administración del PRO, con sus desconfianzas recíprocas, con su catarata de insultos que reemplazan la política por la reafirmación de la propia identidad.

Es en este contexto de tire y afloje donde el gobierno, los medios amigos y la minoría intensa que constituye su base electoral más leal hicieron circular la versión de una densa trama conspirativa, una amenaza a la puesta en acto del Estado mismo, que se ve obligado a defenderse.

Desde la asunción de Mauricio Macri, el PRO ha configurado a un contendiente imaginario, denunciando constantemente el ataque del populismo a las instituciones democráticas. La tenebrosa vuelta de tuerca actual es que la construcción de esta amenaza está incorporando elementos cada vez más radicales, cada vez más “otros”, cada vez más amenazantes, lo que nos ubica en las coordenadas de la teoría del complot.

El PRO ha configurado a un contendiente imaginario denunciando el ataque del populismo a las instituciones democráticas. La teoría del complot se ha incorporado a su discurso.

El primer paso firme en la invención de un nuevo enemigo interno fue el informe del periodista Jorge Lanata, que denunció la existencia de una guerrilla mapuche en el sur, al mismo tiempo que las redes sociales se inundaban con la pregunta por Santiago Maldonado. A partir de ese momento, los periodistas oficialistas citaron declaraciones de funcionarios y boletines de inteligencia que destacaban las supuestas conexiones entre la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, grupos armados del Kurdistán, La Cámpora y las Madres de Plaza de Mayo. Pero como la RAM es un colectivo demasiado pequeño y remoto como para calar hondo en la imaginación popular, la amenaza se traslado a las grandes ciudades y empezó a articular grupos e identidades cada vez más amplios, en coincidencia con la masiva manifestación por Santiago Maldonado el viernes 1º de septiembre, mientras el gobierno y los medios denunciaban una ola de atentados, ataques a las fuerzas de seguridad y amenazas contra la familia presidencial.

59a3f41f1e771_1420_El sábado siguiente a la manifestación, el diario La Nación informó que -según el Ministerio de Seguridad- los mapuches tenían apoyo de corrientes anarquistas, trotskistas y kirchneristas, organismos de Derechos Humanos, sindicatos combativos y “manifestantes revolucionarios”. La palabra “extremista”, que no se utilizaba con regularidad desde las décadas de 1960 y 1970, cuando era parte del lenguaje de las dictaduras militares y los gobiernos civiles de matriz autoritaria, volvió a circular por los grandes medios de comunicación.

El domingo 3 de septiembre, el periodista Joaquín Morales Sola escribió en referencia a los incidentes posteriores a la desconcentración de la marcha: “A esa mezcla de mapuches desautorizados por los propios mapuches, de bordes políticos, de neonazis, de marxistas frívolos y de cristinistas resentidos se les unen a veces grupos anarquistas, que sólo aparecen de vez en cuando”. Un día después, el periodista Alfredo Leuco trató de elevar la moral de sus filas y dijo al aire con tono castrense: “Nos han declarado la guerra”, en referencia a esta virtual amenaza multiforme donde se confunden adrede las bombas molotov con pacíficas demostraciones de masas. Dando crédito a la existencia de un complot para derribar el gobierno, las estrellas del periodismo y la TV se convierten en voceros de los servicios de inteligencia, que viven de inflar o inventar amenazas para obtener mayor presupuesto, de ese que todos pagamos con nuestros impuestos. ¿Por qué deberíamos tomarnos en serio entonces a las teorías del complot?

LA TEORÍA DEL COMPLOT 

arton81942

Mapuches apátridas, guerrilleros colombianos, separatistas kurdos, vascos terroristas, capitalistas británicos, anticapitalistas libertarios, kirchneristas radicalizados, trotskistas que cierran fábricas, docentes que amenazan con transformar a nuestros inocentes hijos en militantes barbudos, neonazis….¿¿también neonazis?? Que este juego de identidades intercambiables parezca una ensalada ridícula no debería hacernos olvidar la eficacia de las teorías conspirativas como mapas cognitivos de nuestras sociedades de masas. Como decía el crítico literario Frederic Jameson en La estética geopolítica: “Ante la general parálisis de lo imaginario colectivo o social, para el que «no pasa nada» cuando se enfrenta al ambicioso programa de imaginar un sistema económico a escala mundial, el viejo tema de la conspiración adquiere una nueva vitalidad en cuanto a estructura narrativa capaz de reunir los elementos básicos mínimos: una red potencialmente infinita, junto a una explicación plausible de su invisibilidad”. Dicho en otras palabras, para la mayoría de la gente es más fácil imaginar a un puñado de malvados preparando un golpe de estado en una alcantarilla, que pensar en los mecanismos de la ley del valor. Esto aplica no solo en la percepción de los sistemas económicos complejos como el capitalismo global, sino también en cómo son representadas cotidianamente la sociedad, el estado y la política.

La trama del complot, sigue diciendo Jameson, requiere la conciencia de su imperfección para poder funcionar como mapa cognitivo, por eso la mentalidad conspirativa siempre está dispuesta a creer en algo oculto que certifica la realidad de la amenaza. Por eso, la tentación iluminista de educar al fascista no alcanza para desnudar la falsedad ideológica del complot, porque la falta de evidencias no hace mella en su estructura (y así resulta paradójico que sean los defensores del gobierno y las fuerzas de seguridad quienes piden pruebas contundententes sobre la responsabilidad de la Gendarmería, como si la desaparición forzada de personas pudiera tener éxito sin borrar las huellas de su acto).

La creencia en la conspiración no se vincula solamente al nivel más ordenado y simbólico de la  ideología, ya que también apela a profundas fantasías colectivas, una realidad aumentada contínuamente por la literatura, el cine, la televisión y la industria del entretenimiento en general, desde los filmes de la saga de James Bond como Spectre a best-sellers como El Código Da Vinci, junto a video-juegos populares como Tomb Raider y Uncharted.

9788497614450La falsificación más conocida de una conspiración en el siglo XX fue probablemente Los Protocolos de los sabios de Sión, un panfleto antisemita de la policía secreta zarista publicado por primera vez en 1903, para justificar los pogromos que se producían en el Imperio Ruso. El folleto consistía en la transcripción de una serie de protocolos o actas de un supuesto gobierno judío mundial, que se reunía para planificar el control del planeta. Básicamente, los temas principales del documento apócrifo eran la crítica del liberalismo y la democracia, la explicación de los métodos que los judíos debían utilizar para conquistar el mundo, junto a una descripción del nuevo orden mundial que emergería. Para que los sabios de Sión tomen el poder era necesario promover la agitación obrera, las insurrecciones populares, los regímenes democráticos, la formación de monopolios y la especulación financiera. Por eso, para el antisemitismo militante, los judíos, los revolucionarios bolcheviques, la banca internacional, los liberales y los masones eran extremos que se unían con el fin de destruir a la gente común. En consecuencia, Los Protocolos de los sabios de Sión le regalaron al fascismo décadas de prejuicios y odio, amparados en una fábula que hizo las veces de manual escolar de lectura obligatoria en la Alemania nazi.

En la Argentina tenemos nuestras propias teorías conspirativas, inspiradas en el modelo de los Protocolos. Como indica el historiador Ernesto Bohoslavsky, el Plan Andinia fue pergeñado en nuestro país a comienzos de la década de 1960 por Horst y Klaus Eichmann, los hijos del criminal de guerra nazi Adolf Eichmann. Sin embargo, la responsabilidad de su propaganda entre círculos más amplios como las Fuerzas Armadas a partir de 1971 corrió por cuenta del economista antisemita Walter Beveraggi Allende, autor de libros como La inflación argentina (1975), donde explicaba que la crisis económica argentina se debía al proyecto desestabilizador del judaísmo.

El Plan Andinia, según los hermanos Eichmann, sería un vasto complot de Israel para crear un segundo Estado judío en la Patagonia. De acuerdo a esta versión, en 1969 un rabino de apellido Gordon habría expuesto en una sinagoga de Buenos Aires un plan para corromper la moral y la economía de la Argentina, con el fin último de dividir el territorio nacional. Esta historia, que ha encontrado eco en grupos neonazis de Argentina y Chile alarmados por la presencia de turistas israelíes en el sur, responsabiliza a un grupo étnico local por actuar como quinta columna para entregar la Patagonia a intereses extranjeros. Cualquier semejanza con grupos mapuches separatistas financiados por Inglaterra no es una pura casualidad.

La teoría de los “mapuches separatistas financiados por Inglaterra” se suma a una larga lista de teorías conspirativas (de distinto tipo y color) presentes en la historia argentina.

Otra teoría que circuló en la derecha peronista en los años ’70 fue la teoría del complot sinárquico, elaborada por el profesor universitario Carlos Disandro, padrino intelectual de la Concentración Nacional Universitaria (CNU) que terminó siendo una de las patas de la Triple A. Desde la década anterior, Disandro afirmaba que había una conspiración en marcha para infiltrar al movimiento peronista, acusando a los curas renovadores inspirados por el Concilio Vaticano II de actuar digitados por la Iglesia católica para controlar al justicialismo. Más tarde, los Montoneros se convirtieron en su blanco predilecto, señalados como agentes del comunismo internacional. En resumen, detrás de las organizaciones armadas peronistas, los sacerdotes tercermundistas, el camporismo, el judaísmo y la masonería se escondían las fuerzas convergentes del Vaticano y la Unión Soviética. La idea del complot de la Sinarquía internacional fue utilizada por Perón y la derecha peronista como un insumo discursivo e ideológico en la depuración del movimiento de sus corrientes más izquierdistas.

LOS DEMONIOS FAMILIARES DE LA ARGENTINA

Teniendo en cuenta estos antecedentes, que sectores del gobierno y los medios de comunicación vuelvan a la teoría del complot como parte de su estrategia de polarización de la sociedad argentina es como mínimo un acto de irresponsabilidad. Como hemos visto, la conspiranoia apela a profundas fantasías colectivas, desde los Protocolos de los Sabios de Sión pasando por la Sinarquía Internacional y el Plan Andinia a esta temible amenaza multiforme que parece representar el anarcokirchnerismo. En la presentación del otro indeseable se activan y entrelazan distintas sensibilidades sociales: el miedo a la contaminación y el desorden -la devaluación perversa del desparecido como un “hippie mugroso”-; la envidia encubierta en toda ética protestante del trabajo, la austeridad y la sobriedad  -el odio al kirchnerista corrupto y voluptuoso que se enriquece sin esfuerzo-; la xenofobia amparada en grandes mitos nacionales -los mapuches invasores, que vienen de Chile financiados por el oro británico para mutilar el suelo patrio como un deja vú de Malvinas-. Por último, la amenaza subversiva externa materializada en el enemigo interno al mejor estilo de la contrainsurgencia setentista -los “marxistas frívolos”, los trotskistas con los pies en el país y la cabeza en Moscú,  las “células” anarquistas de la internacional antiglobalización-. Todas las brujas y los demonios que invadieron el sueño de la Argentina liberal desde la Conquista del Desierto, pasando por el Centenario de 1910, el “aluvión zoológico” del peronismo y el trauma setentista hasta el presente.

Este discurso deja perplejo a más de uno; es como si desde cierto arco gubernamental, policial y periodístico se hubiera adoptado un setentismo contrainsurgente mal actuado, que se toma con demasiada seriedad las consignas donde el presidente se mimetiza con la última dictadura militar. Más allá de la pertinencia o no de semejante caracterización, jugar a la teoría del complot es un peligro latente en una sociedad que repite como un tic los prejuicios y las sospechas que antecedieron a la transición democrática: “¿¿Que hacía un artesano con los mapuches??” ¿Por algo será? No seria muy temerario pensar que todo esto sirva para desacreditar cualquier reclamo popular como sospechoso de extremismo, justificando el giro autoritario del gobierno en nombre del combate a la violencia política.

Esteban Campos

Esteban Campos

Doctor en Historia por la Universidad de Buenos Aires e investigador del CONICET en el Instituto de Historia Argentina y Americana "Dr. Emilio Ravignani". Se especializa en historia de los movimientos armados en Argentina y América Latina, y en la historia de la izquierda peronista.

Sin Comentarios

No se permiten comentarios