Jeremy Corbyn: ¿un amigo para la Argentina?

Jeremy Corbyn se ha convertido una de las esperanzas de la alicaída socialdemocracia europea y, al mismo tiempo, tiene una postura particular con respecto a la cuestión Malvinas. Aquí analizamos los motivos por los que el líder laborista puede ser considerado un aliado de nuestro país. 

Labour Party leader Jeremy Corbyn delivers a speech during a General Election campaign event at One Great George Street, in central London. PRESS ASSOCIATION Photo. Picture date: Friday May 26, 2017. See PA Election stories. Photo credit should read: Jonathan Brady/PA Wire

El pasado  8 de junio se llevó a cabo en el Reino Unido, una elección que fue seguido con particular interés por la sociedad británica y el mundo en general. Con un resultado impensado un mes atrás, la Primera Ministra Theresa May, quedó al borde de tener que dejar el gobierno producto de una pésima elección que le significó la pérdida de bancas en la Cámara de los Comunes, mientras que el partido Laborista a través de su líder Jeremy Corbyn, realizó una gran perfomance electoral al sumar más legisladores de los que tenía, sorprendiendo a propios y extraños. El objetivo de esta nota es conocer más acerca de éste socialista, que irrumpió en la escena política británica corriendo desde atrás y con “la fusta bajo el brazo”, y que ha tenido históricamente gestos hacia la Argentina que deben ser tenidos muy en cuenta y que procederemos a analizar en éste artículo.

Nacido hace 68 años en Chippenham, Inglaterra, forman parte de sus reivindicaciones históricas la promoción del desarme nuclear; su oposición a la Guerra de Vietnam y a la Guerra contra Irak, encabezando el “Stop the War Coalition” y sumándose a la protesta internacional por la ventas de armas a Saddam Hussein; lideró la lucha por la extradición de Augusto Pinochet  a España; apoyó la unidad de Irlanda y se expidió en contra el Apartheid, motivo por el cual en 1984 fue detenido en una manifestación frente a la Embajada de Sudáfrica. Más aquí en el tiempo, repudió públicamente el ataque internacional a Siria.

Casado en tres oportunidades y padre de 3 hijos, éste pacifista y portador de ideales republicanos, ecologista, vegetariano, abstemio, hispanoparlante, que gusta de usar sandalias y utiliza la bicicleta como medio de transporte, siendo adolescente ya daba muestras de lo que sería su personalidad. Al terminar los estudios secundarios, en lugar de ir a la Universidad, se fue a vivir a Jamaica donde trabajó en una organización de ayuda al desarrollo de dicho país.

Corbyn recorrió el país con un micro que llevaba escrito el siguiente mensaje: “Una sociedad para muchos, no para unos pocos”.

Al regresar a su patria, trabajó en el ámbito sindical, siendo posteriormente elegido Concejal por un distrito londinense, para finalmente en 1983 convertirse en Diputado Laborista por el distrito de Islington, ubicado al norte de la capital inglesa, siendo muy controvertido desde un principio, ya que no siempre votó lo que sostenía su partido.

Hace 2 años se convirtió, quizá inesperadamente, en el nuevo líder del Partido Laborista, al obtener el 49,5 % de los votos. Para ello recorrió el país, realizando alrededor de 100 mitines, compuestos en su mayoría por jóvenes, y promoviendo una masiva campaña de afiliaciones en vistas a la interna del más que centenario partido.

Pero a pesar de su liderazgo, cuenta con una fuerte oposición dentro del Laborismo. Sus detractores sostienen que el partido Laborista va “desde la moderación al conservadurismo, sin lugar para la izquierda”, y sostienen que “para llegar al gobierno se necesita de la clase media y un cierto grado de política liberal”, siendo algunos de estos conceptos incompatibles con los principios ideológicos de Corbyn, al que consideran que está llevando al Laborismo a convertirse en un partido de protesta.

Antes de las elecciones del 8 de junio, presentó un documento que contiene sus propuestas de gobierno, que, más allá de que ya pasó el acto electoral, es importante releer para conocer más acerca de la visión política de éste hombre que puso en jaque a los hasta ahora indemnes conservadores. Por empezar, ofrece una visión del país en el que “nadie es ignorado, olvidado, ni dejado atrás”. Propone renacionalizar los ferrocarriles, el servicio de correos, el agua y parte del sistema energético. Corbyn sostiene al respecto: “Muchos bienes y servicios básicos han sido sustraídos del control democrático a través de la privatización. Esto a menudo ha derivado en precios más altos con peor calidad, mientras los precios se suben para pagar dividendos. La titularidad pública beneficiará a los consumidores”.

Recorrió el país con un micro que llevaba escrito el siguiente mensaje: “Una sociedad para muchos, no para unos pocos”, al tiempo que proponía la eliminación de las tasas universitarias, más inversión en salud y en educación pública, y aumento de fondos a las administraciones locales para invertir en infraestructura y vivienda. Insiste en que para financiar el gasto corriente no haría falta endeudarse y prometió una importante reforma tributaria: no subir los impuestos a quienes obtengan rentas inferiores a los 94.000 euros anuales, pero sí implementar fuertes aumentos a los que más ganan y a las empresas, comprometiéndose a eliminar el déficit presupuestario en cinco años.

corbyn-blairRespecto al Brexit, Corbyn se encontró en la encrucijada dado su apoyo a la posición de seguir perteneciendo a la Unión Europea, cuando muchos integrantes del partido votaron por salir del mismo. Pese a ello, Corbyn  insistió en respetar el resultado del referéndum y que trataría de construir una nueva y estrecha relación con la Unión Europea, prometiendo un reconocimiento unilateral de los derechos de los ciudadanos europeos residentes en el Reino Unido.

Ahora bien, como preanuncia el título de este artículo, Corbyn se ha referido a la Argentina en distintas oportunidades. Considerando que siempre se expresó a favor de las luchas soberanas de los países de América Latina, en lo que respecta a la Argentina, en su momento apoyó la política de reivindicación de los derechos humanos y la lucha judicial contra los fondos buitres. Pero, sin dudas, el aspecto más importante a abordar en lo que respecta a nuestro país, son sus declaraciones con respecto a la disputa de soberanía por las Islas Malvinas. Por empezar, en 1982 se opuso al envió de tropas al Atlántico Sur por parte de Margaret Thatcher, y una vez finalizada la guerra, objetó en el Parlamento el aumento del gasto militar en las islas y se expidió por terminar con la explotación de recursos tanto renovables como no renovables en la zona en cuestión.

Pero lo que hay que resaltar, es su apoyo al diálogo entre la Argentina y el Reino Unido promovido por  las Naciones Unidas, abogando por encontrar una solución pacífica y diplomática a la disputa.

Jeremy Corbyn apoya un cierto grado de administración conjunta de las Islas Malvinas: “Creo que tiene que haber una discusión sobre cómo conseguir un acuerdo razonable con Argentina. Tengamos esa discusión sin fijar agendas de entrada”.

Integrante del Grupo “Pro Diálogo de la Cuestión Malvinas”, Jeremy Corbyn apoya un cierto grado de administración conjunta de las islas. En una entrevista con la BBC británica expresó: “Creo que tiene que haber una discusión sobre cómo conseguir un acuerdo razonable con Argentina. Tengamos esa discusión sin fijar agendas de entrada”. “Cameron se niega alegando que los isleños desean seguir siendo británicos. Los isleños deberían tener mucho que decir sobre la soberanía del archipiélago pero me niego a afirmar que deberían tener derecho a veto sobre cualquier arreglo entre Londres y Buenos Aires”. “Tienen derecho a quedarse donde están, tienen derecho a decidir sobre su propio futuro, y eso será parte de las discusiones. En cualquier caso me parece ridículo que en el siglo XXI vayamos a enzarzarnos en un gran conflicto con Argentina por las islas que están enfrente de las costas argentinas”. “Abogo por un diálogo sensato como ocurrió en el pasado y estoy seguro de que puede pasar otra vez”.

Es imposible saber si Jeremy Corbyn será alguna vez Primer Ministro del Reino Unido y si podría implementar su programa de gobierno tal cual lo presentó para estas elecciones. Por otra parte, con respecto a su posición acerca del diferendo por las Malvinas, es importante consignar que si bien es alentador que se haya expresado en más de una oportunidad de manera favorable a una solución negociada del conflicto, lamentablemente es imposible que eso sea suficiente para poder alcanzar una solución al conflicto por la soberanía, aunque siempre es mejor sumar voces a favor. Su posición ofrece una vía más para abordar el tema y, por otra parte, su trayectoria personal al respecto podría generar una situación de acercamiento con los argentinos.

Pero lo que sí podemos observar es que, en estos tiempos en que la socialdemocracia no goza en Europa de su mejor momento, Jeremy Corbyn se constituye, más allá de eventuales resultados electorales, en una esperanza para quienes sueñan con un Estado que busque generar las mejores condiciones para poder cumplir con los principios de igualdad y bienestar entre los miembros de una sociedad.

Fernando Agrazo

Fernando Agrazo

Odontólogo y escritor. Autor del libro "Confieso que soy argentino. Ernesto Che Guevara" (Dunken, 2013).

Sin Comentarios

No se permiten comentarios