Pepsico: días de lucha obrera

Los trabajadores de Pepsico están decididos a no bajar los brazos. Tras los despidos, piden la reincorporación en sus puestos de trabajo y denuncian una maniobra de traslado de la empresa que consiste, únicamente, en buscar mano de obra barata. Historias de vida, luchas y reclamos que merecen ser contadas.

595b9898c4a44_1420_

María Gimenez nunca se imaginó cortando una calle, ni protestando en la mítica avenida 9 de julio un martes a las 7 de la mañana. Llega caminando con su campera, la del trabajo, la que la identifica como operaria en Pepsico. “La verdad que nosotros no podemos creer lo que estamos viviendo, soy sostén de familia, tengo cuatro hijos, no sé que voy a hacer, no nos puede estar pasando esto” dice con lágrimas en los ojos. Mientras se acerca a un grupo de compañeros que la contiene, le dan un cartel que va a sostener durante toda la protesta “Macri ajusta, Pepsico despide”.

En ese mismo momento llega un grupo de jóvenes con pancartas. Se trata de una delegación del Centro de Estudiantes de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires a acompañar, de a poco empieza a salir el sol, el día recién empieza.

“Macri ajusta, Pepsico despide”, aseguran los trabajadores despedidos.

El martes 4 de julio, los trabajadores de Pepsico iniciaron una jornada de lucha con amplia repercusión, incluso a nivel nacional donde otras provincias replicaron el pedido de reapertura de la fábrica.

409830“Sabemos que la empresa se aprovecha del actual contexto político y social que instaló el gobierno nacional cerrando la fábrica de Vicente López y trabajando en Mar del Plata con un modelo de precarización, intentan hacernos callar porque nosotros estamos organizados con una comisión, pero nosotros vamos a seguir insistiendo” dijo Camilo Montes delegado de Pepsico.

“Todo fue muy rápido. Imaginate llegar a tu lugar de trabajo y encontrar un cartel donde decía que se liberaban de tus servicios. No lo podíamos creer, incluso ahora lo pienso y lo veo como algo increíble” dice una de las obreras mientras la marcha avanza frente a los bocinazos e insultos de los colectivos y taxistas.

El 20 de junio pasado, los trabajadores llegaron a la fábrica y se encontraron con un cartel en el portón un cartel indicaba que el personal quedaba “transitoriamente liberado de prestar servicios”, aunque aclarando que lo hacían “manteniendo el goce de haberes”: 600 personas intentaban comprender que pasaba, esperando alguien que pueda dar una explicación.

El 20 de junio pasado, los trabajadores llegaron a la fábrica y se encontraron con un cartel en el portón un cartel indicaba que el personal quedaba “transitoriamente liberado de prestar servicios”.

“La verdad que fue algo bastante feo, encontrarte de la noche a la mañana como se dice, desempleados. Después de varios años de trabajar, de tener una rutina y un ingreso fijo, nos dicen que a partir de ahora nuestra vida va a cambiar. Fueron muchos sentimientos encontrados. Somos muchos acá los que somos la cabeza de familia y llevamos la comida a nuestra casa. Tener que contar lo que nos pasó a nuestros hijos, a nuestras familias, pero a la vez es lo que nos da fuerza para seguir luchando” dice Patricia Mora, que se desempeñaba como empacadora en la empresa.

ddmv-tqwaaafextFinalmente, Patricia remata: “La gente tilda de quilomberos a los que cortan la calle, pero nosotros queremos dar a conocer nuestra lucha. Nos tuvimos que organizar espontáneamente, pero lo hicimos lo más rápido posible. Organizamos un fondo de lucha y recibimos apoyo de organizaciones que nos invitan a las asambleas a contar nuestra historia”.

Desde ese momento los trabajadores buscaron una explicación no solo de la patronal, sino también del gobierno nacional y del Sindicato Trabajadores de Industrias de la Alimentación dirigido por Rodolfo Daer, al cual critican por su inacción.

La gente tilda de quilomberos a los que cortan la calle pero nosotros queremos dar a conocer nuestra lucha, dice Patricia, una de las trabajadoras de Pepsico.

“La multinacional Pepsico no tiene ninguna crisis económica. Factura 20 mil millones por año. Pero a Pepsico se la puede derrotar, porque los trabajadores tenemos más fuerza que Pepsico. Es una multinacional grande, pero nosotros somos más poderosos. Porque, además, hoy es Pepsico pero, compañeros, vienen por todo el gremio de la alimentación, los puestos de trabajo, las conquistas, todo lo que tenemos. Vienen por todos los derechos. Pero lo podemos impedir, por eso es necesario seguir dando a conocer nuestra lucha” dijo Camilo Mones arengando a sus compañeros.

“Todo lo que dice la empresa es mentira, hace 58 años que se encuentra en Florida, municipio bonaerense de Vicente López. La empresa lo que busca es mano de obra barata en otro lugar” asegura Patricia en referencia a las declaraciones que brindó la multinacional aduciendo la “difícil decisión” de cerrar su fábrica en zona norte “debido a los obstáculos inherentes a la ubicación de la planta en un área mayormente residencial, su compleja estructura de costos y extensos requerimientos logísticos”.

pepsico_marcha_790-jpg_525981578Las acciones no solo quedaron en el corte del martes. También se realizó una audiencia pública en el Congreso de la Nación y se desarrollarán distintos cortes en diferentes lugares de provincia de Buenos Aires. Recibieron el apoyo de diversos referentes de los Derechos Humanos como Nora Cortiñas, Elia Espen y Mirta Baravalle (Madres de Plaza de Mayo, Línea Fundadora) y de diversos grupos de trabajadores, incluso los despedidos de AGR-Clarín en el pasado mes de abril.

El plan de lucha continúa. Los trabajadores están determinados. Pese a las diversas dificultades que se le presentan, a un gobierno que desoye sus demandas (incluso en declaraciones el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, dijo que no podían hacer nada contra la voluntad de la empresa) ellos parecen decididos a seguir buscando una resolución para poder volver a sus lugares de trabajo.

 

Lula Gonzalez

Lula Gonzalez

Es periodista. Nació en Salta y vive en Buenos Aires. Cursó estudios de periodismo en ETER, escuela de comunicación.

Sin Comentarios

No se permiten comentarios