" /> El momento de las disputas educativas – La Vanguardia Digital | La Vanguardia Digital

El momento de las disputas educativas

En materia educativa, es momento de discutirlo todo. Desde las políticas del gobierno hasta el sentido de “ser docente”. Desde las protestas hasta la imagen de la escuela proyectada por los medios.

62980014

Hoy con decir que uno es docente no alcanza. Parece que hay que aclarar enseguida qué clase de docentes somos: ¿El maestro de Camus a quién éste agradeció por su empeño y su esfuerzo o el docente “aguantador” que trabaja cuatro horas por día, abusa del ausentismo y tiene tres meses de vacaciones? No importa no ser ninguno de ellos. La sociedad te ubica, inexorablemente, en uno u otro lugar. Como dice Mariano Narodowski: “Pueril bipolaridad, totalmente inútil para entender a los docentes reales”. Sin embargo, son dos representaciones sociales que se debate la opinión pública siempre que un nuevo gobierno anuncia los grandes y revolucionarios planes que tiene para el sistema educativo en su conjunto. Ponderar al primero, exterminar al segundo. Cada gobierno que inicia tiene una oportunidad única a este fin. El kirchnerismo, creo yo, la dejó pasar. Con nueva ley de educación, construcción de escuelas, extensión de becas, recursos informáticos, planes alternativos para terminar el secundario y una recomposición del salario docente como pocas veces se ha visto, no logró el cambio que decía buscar. La inclusión generó problemas que hoy es difícil soslayar. El procedimiento: primero metamos a los pibes en el colegio, después vemos como recuperamos el nivel educativo y solucionamos los problemas que esta inclusión genera. La escuela llegó a los barrios marginales con el objetivo de terminar con esa marginalidad. El resultado fue que esa marginalidad se metió en las escuelas y no se fue nunca más. El gobierno no estuvo a la altura de las circunstancias al no generar políticas públicas para resolver los problemas relacionados con la explosión de la matrícula del nivel secundario.

La escuela llegó a los barrios marginales con el objetivo de terminar con esa marginalidad. El resultado fue que esa marginalidad se metió en las escuelas y no se fue nunca más.

El nuevo gobierno, que suspendió Conectar Igualdad, el Plan Fines, redujo las becas y a esta altura del año aún no cerró paritarias, pretende un cambio sin presupuesto que se apoya en la vocación y el esfuerzo del conjunto de la docencia para sacar a nuestros niños adelante. Ni a Marx se le ocurrió un cambio de espíritu tan grande cuando pensaba en las condiciones para el advenimiento del comunismo. La peregrina idea de Cambiemos sería modificar los estatutos docentes para terminar con el abuso de las licencias, el ausentismo y el poder de los sindicatos, pero sin ofrecernos a los docentes nada a cambio. Nada de lo que implicaría una verdadera jerarquización docente. El procedimiento: primero pónganse a trabajar con lo que hay, después, en el segundo semestre tal vez, vemos como solucionamos la cuestión salarial, los problemas edilicios, la organización de la escuela pública y la capacitación docente. El Plan Maestro ha sido denunciado por su estilo a lo “De Narváez” porque carece precisamente de eso, de un plan, puesto que se queda en una declaración de metas a 5 años sin especificar siquiera cómo se llevarán a cabo ni de dónde van a sacar el financiamiento. Cualquier similitud con los planes quinquenales soviéticos es pura coincidencia. Mientras que en la opinión de Horacio Verbitsky, detrás de la declaración de metas, este plan tendría el objetivo de fondo de derogar la ley de financiamiento educativo y la paritaria nacional docente definitivamente.

5505bb14c870b
Mientras tanto, desde los ministerios se demoniza al docente convirtiéndolo en un advenedizo que está en esta profesión por la plata, las vacaciones y las supuestas facilidades para ausentarse de sus responsabilidades. El resultado es una opinión pública abiertamente en contra de los docentes. El reparo y la mesura que antes se tenían para criticar los vicios del sistema y los abusos del docente ahora se expresan sin vergüenza en los medios de comunicación y, más novedoso aún, han calado profundo en el mismo cuerpo docente. Sin embargo, los datos sobre ausentismo brillan por su ausencia y los datos sobre calidad educativa en base a las pruebas PISA, acusadas de ser manipuladas deliberadamente por el gobierno nacional para demostrar el fracaso del sistema educativo en los años anteriores, distan de ser confiables. Estamos siendo vapuleados con estadísticas falsas e informes de procedencia dudosa y, lo que es alarmante para mí, los docentes no estamos ayudando a combatir esa imagen que se viene gestando.

Desde los ministerios se demoniza al docente convirtiéndolo en un advenedizo que está en esta profesión por la plata, las vacaciones y las supuestas facilidades para ausentarse de sus responsabilidades.

La estrategia de los docentes esperanzados con el cambio y que han bancado este gobierno con su voto ha sido no apoyar los paros y marchas gremiales de principios del ciclo lectivo. Una de las causas por las cuales la metodología de la huelga ha dejado paso a otras menos efectivas y mediáticas es la baja adhesión que venían teniendo estas medidas de fuerza en su última etapa. Además de alimentar un repudio cada vez más generalizado en los padres y el resto de la sociedad. Las estrategias de los docentes que no bancamos este proyecto donde se nos pide mucho y se nos ofrece poco no estarían siendo del todo exitosas. Permítaseme dudar de los alcances de la escuela itinerante, las charlas en el aula y las iniciativas particulares que se presentan en cada colegio, como carteleras y cortes esporádicos de calles.

Télam 12/04/2017 Buenos Aires:

Es notable cómo se han difundido en las redes sociales, en defensa de la profesión, las historias emotivas sobre docentes de vocación conmovidos por las historias de vida de sus alumnos y su esfuerzo o impotencia para ayudarlos a superar su realidad infranqueable. La duda que me surge es si estos relatos, por el contrario, no estarían ayudando a reforzar la idea que el gobierno quiere imponer sobre los docentes. Es decir, volviendo a la bipolaridad planteada al principio: ¿posicionarnos en el polo vocacional no sería complementarse con el discurso macrista de apelar al esfuerzo individual para cambiar el sistema sin poner un solo peso? ¿Postular que la docencia es un trabajo especial, diferente al resto de los trabajos mediocres y simples, no sería avalar la idea de que el docente tiene que dar clase pese a todo porque los únicos perjudicados son los niños? Y, por último y no menos importante, hay que preguntarse si repudiar al supuesto polo aguantador no sería legitimar las prácticas de disciplinamiento del gobierno de los plus y descuentos por huelgas y ausentismo.

Por lo pronto, la lucha docente viene fracasando miserablemente en todos los frentes. El gobierno de Vidal acaba de dar un aumento del 10% a cobrar en junio a cuenta de un futuro arreglo paritario. Y en la opinión pública nuestra nota de concepto es mala, avalada por el gobierno, los medios de comunicación y gran parte del cuerpo docente que piensa que la bipolaridad existe y decidió hacer el esfuerzo para no quedar pegado a la visión negativa que la sociedad hoy tiene de nosotros.

Jorge A. Mengia

Jorge A. Mengia

Profesor de Enseñanza Media y Superior en Historia.

Sin Comentarios

No se permiten comentarios

 

La Vanguardia. Noticias y debates desde la izquierda democrática

Seguinos en

Si querés colaborar con La Vanguardia escribinos a [email protected]
Un comité editorial evaluará tu texto.