" /> El secreto de la rosa mosqueta – La Vanguardia Digital | La Vanguardia Digital

El secreto de la rosa mosqueta

Casi sin querer, en Bariloche investigadores desarrollaron un producto único en el mundo: la harina de rosa mosqueta, con “resultados increíbles”.

rosa-mosqueta

Una empresa de Bariloche productora de aceite de rosa mosqueta extra virgen descubrió que el material que sobraba de la prensa de semillas tenía múltiples propiedades y, casi sin buscarlo, hallaron un producto único en el mundo: la harina de rosa mosqueta.

La empresa Ambar nació hace 13 años en la ciudad rionegrina. Su crecimiento se dio por la generación de la materia prima de una gama de productos que la empresa desarrolla para el cuidado del cuerpo y la salud. Miriam Arenas, una de las dueñas de la empresa, y contó los detalles del inesperado descubrimiento.

“La semilla pasa por la prensa y se extrae el aceite. Con lo que quedaba se hacían briquetas para calefacción. Nos preguntamos qué otra cosa podíamos hacer con eso”, agregó que se juntaba una cantidad muy importante del material y “ya no teníamos espacio para almacenar”.

A raíz de esto, se preguntaron si este “desecho” podría servir para alimentar animales y decidieron enviar el material a analizar: los resultados determinaron que la harina de rosa mosqueta era apta para el consumo humano y contenía Omega 3, 6 y 9.

Así, empezaron a trabajar junto con el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) para detectar los beneficios “con resultados increíbles” y más tarde llegó el trabajo con la Escuela de Hotelería y Gastronomía, en dónde confirmaron la utilidad del producto y la inexistencia de antecedentes de harina de rosa mosqueta en el mundo.

Sus propiedades la han convertido en una de las plantas más buscadas y utilizadas de la región patagónica, y ahora se agrega su uso en la gastronomía.

PROPIEDADES Y BENEFICIOS
La rosa mosqueta (Rosa eglanteria) no es una planta nativa de la zona pero nace de manera silvestre y abunda tanto que se convirtió en uno de los íconos de la cordillera patagónica.

Es un arbusto silvestre repleto de espinas y de unas ramas muy delgadas, sus ramas y tallos están llenos de unas flores rosadas y blancas. La planta tiene un fruto rojizo con forma ovalada que desarrolla cuando sus pétalos se caen.

El fruto está repleto de unas enormes semillas (representan el 70% de su peso), y de estas es de donde se extrae el aceite, considerado como uno de los mayores regeneradores para la piel.

Los beneficios de este aceite son el alto contenido en ácidos grasos esenciales poliinsaturados: Linolénico 28-34% y linoleico 44-49%, estos ácidos grasos están directamente relacionados con la síntesis del colágeno.

Al estudiar las propiedades cicatrizantes del aceite se descubrió que su aplicación continuada atenuaba de una manera muy efectiva las cicatrices y arrugas, además de contribuir a rejuvenecer la piel tratada con este aceite.

Además se puede utilizar la rosa mosqueta en forma de infusiones, debido a su alto índice en Vitamina C (hasta 840 mg del fruto total), por lo que ayuda a combatir los síntomas de gripe y resfriados.

Estas propiedades la han convertido en una de las plantas más buscadas y utilizadas de la región patagónica, a la que ahora debemos agregarle su uso en la gastronomía.

Al estudiarla se descubrió que atenúa de una manera muy efectiva cicatrices y arrugas, combate gripe y resfriados y regenera la piel.

LAS MANOS EN LA MASA

En la Escuela de Hotelería y Gastronomía de San Carlos de Bariloche (CET 25) recibieron la harina y en la materia Laboratorio de Desarrollos los alumnos “comenzaron a hacer ensayos y desarrollos con distintas harinas y así surgió una elaboración no convencional para revalorizar el producto que utilizamos en repostería, masas, productos salados, dulces y pastas”, contó Jerónimo Romero, docente a cargo de la materia y jefe de Prácticas del colegio al que asisten 330 chicos. La rosa mosqueta ofrece “un sabor de raíz ácido y a la vez dulzón”, detalló.

“Los alumnos se entusiasman porque ven que desarrollan cosas innovadoras y no hemos encontrado antecedentes de uso de rosa mosqueta en gastronomía”, afirmó el docente.
Ahora están en busca de elaborar curry, masala y mezclas de especias con rosa mosqueta y también productos para celíacos y diabéticos. Y buscar alternativas de uso de productos de la región para revalorizarlos y llegar así a lograr una “identidad gastronómica barilochense”.

Tras este recorrido, los responsables de la empresa están actualmente envueltos en los vericuetos burocráticos propios de la generación de un producto nuevo para poder iniciar la comercialización de la harina. No existía código arancelario, y eso provocó un extenso recorrido de trámites.

“Esperamos poder presentar el producto en el próximo Bariloche a la Carta”, señaló optimista Miriam Arenas, en referencia al evento dedicado a la gastronomía que se realiza de forma anual en la ciudad, generalmente en el mes de octubre.

 

En Base a El Federal, Diario Río Negro, El Cordillerano y Veradermis

Mario Rovina

Mario Rovina

Guardaparque egresado de la Universidad Nacional de Misiones. Fotografo de aves y especialista en ambiente. Integra la Cooperativa de Comunicadores El Miércoles.

Sin Comentarios

No se permiten comentarios

 

La Vanguardia. Noticias y debates desde la izquierda democrática

Seguinos en

Si querés colaborar con La Vanguardia escribinos a [email protected]
Un comité editorial evaluará tu texto.