Plantando contradicciones

Por un lado la provincia de Córdoba reforestará 150.000 hectáreas de bosques nativos para prevenir las inundaciones. Por otro pretende modificar la ley de bosques para habilitar nuevas deforestaciones.

portada-foto-biofabrica

En una nueva página del conflicto por los bosques nativos en Córdoba, el gobierno de Juan Schiaretti firmó un convenio con el gobernador de Misiones para reforestar 150.000 hectáreas de bosque para prevenir inundaciones. Al mismo tiempo el gobierno cordobés pretende modificar la Ley de Bosques para habilitar el desmonte de casi un millón y medio de hectáreas para promover la industria maderera y la ganadería.

El acuerdo suscripto por los gobernadores Juan Schiaretti de Córdoba, y Hugo Passalacqua de Misiones, prevé la transferencia de tecnología desarrollada en territorio misionero a través de la firma Biofábrica Misiones S.A., dentro del Programa de Restauración Ambiental Forestal.

El objetivo de este convenio apunta a restablecer los bosques nativos y las plantas naturales de Córdoba que perdieron terreno frente al avance de la frontera agrícola y que son la causa principal de las inundaciones, incendios forestales y desastres naturales que afectan a la provincia.

Desde Misiones se transferirá la tecnología y el conocimiento sobre recuperación de especies vegetales, lo que incluye a viveristas, contratistas de servicios y profesionales del área. También implicará la transferencia tecnológica de un laboratorio de biotecnología vegetal.

Además se proveerán los plantines para el inicio de la campaña 2017/18 y asistencia técnica en la refuncionalización de viveros para la oferta de especies nativas y exóticas ambientadas.

El gerente general de Biofábrica, Ing. José Cabral aseguró que ”Córdoba avanzó con su frontera agrícola sobre los bosques naturales, esto determinó la disminución de la retención de agua de los suelos y las consecuentes inundaciones que arrasaron con casas y puentes a fines del año pasado”.

“Además la pérdida de superficies boscosas causó la pérdida de humedad en otras zonas, lo que implica un alto riesgo de generación de incendios forestales”, subrayó.

En marzo miles de personas se manifestaron en la ciudad de Córdoba en repudio al proyecto que amplía la posibilidad de desmontar.

LA OTRA CARA DEL PROBLEMA

Sin embargo, desde principios el año pasado, el Ejecutivo provincial junto a un consorcio de asociaciones agropecuarias pretende que la Legislatura cordobesa apruebe un proyecto de ley de Ordenamiento Territorial de Bosque Nativo, que reduciría las áreas protegidas y habilitaría el desmonte –incluso con químicos- para destinar más tierras a la ganadería.

Esta situación originó que diferentes organizaciones ambientalistas expresaran su rechazo y que en marzo último miles de personas se manifestaran por las calles del centro de la ciudad de Córdoba en repudio al proyecto.

“Pedimos que archiven el proyecto de ley y que se respete las normas y las pautas de participación que establece la ley nacional”, señaló Martín García, uno de los referentes de la Coordinadora en Defensa del Bosque Nativo de Córdoba.

Ya en diciembre del año pasado, la organización ecologista Greenpeace había enviado una carta al gobernador Schiaretti expresando su preocupación y advirtiendo sobre esta situación, donde expresan que “disminuir las categorías de conservación del mismo, y por ende de la superficie boscosa, viola la normativa nacional y sus principales objetivos. (…) La modificación de las leyes ambientales no puede significar un retroceso en los niveles de protección alcanzados con anterioridad, sino por el contrario incrementarlos”.

Pero no solo en Córdoba: en toda la Argentina se necesita el compromiso en la protección de los bosques nativos, antes de que nos tape el agua.

foto-protesta-en-cordoba

EL AGUA QUE SOBRA ES EL MONTE QUE FALTA

La provincia de Córdoba se encuentra en emergencia forestal, ya que sólo le quedan el 4% de sus bosques nativos originales: de 12 millones de hectáreas, quedaron apenas 500 mil. Según datos oficiales, entre 1998 y 2014 en la provincia se deforestaron 295.005 hectáreas. Desde la sanción de la Ley de Bosques (fines de 2007) se desmontaron 5.578 hectáreas de bosques que se encontraban protegidos por la normativa. Lo que ha generado, entre otras cosas, graves inundaciones en diferentes puntos de la provincia.

El Conicet fue otro organismo que rechazó la nueva actualización propuesta por el gobierno de Córdoba para el Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos. El biólogo Fernando Barri explicó que dentro del ámbito académico existe un “consenso unánime” ante la “situación dramática” en la que se encuentra la provincia. La discusión está centrada en unas 600 mil hectáreas que los sectores ligados a la agroindustria pretenden que se permita desmontar”, afirmó el especialista.

La Ley 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos establece que el 0,3 por ciento del presupuesto nacional debe ser destinado al Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos, “con el objeto de compensar a las jurisdicciones que conservan los bosques nativos, por los servicios ambientales que éstos brindan”.

Sin embargo, desde las diferentes organizaciones ambientalistas advierten que esto no se cumple, y que la plata que llega a las provincias es poca.

No solo es en Córdoba, en toda la Argentina se necesita el compromiso de la sociedad y sobre todo del estado en la protección de los bosques nativos, antes de que nos tape el agua.

 

En base a El Federal, Greenpeace, Página/12, Télam y Foro Ambiental
Foto de portada: Biofábrica

Mario Rovina

Mario Rovina

Guardaparque egresado de la Universidad Nacional de Misiones. Fotografo de aves y especialista en ambiente. Integra la Cooperativa de Comunicadores El Miércoles.

Sin Comentarios

No se permiten comentarios

 

La Vanguardia. Noticias y debates desde la izquierda democrática

Seguinos en

Si querés colaborar con La Vanguardia escribinos a [email protected]
Un comité editorial evaluará tu texto.