Desarrollan un nuevo método para impresiones 3D con vidrio

La técnica se basa en el uso de una solución de pequeñas partículas de vidrio para formar la estructura deseada, así se podrá ampliar el uso de la cada vez más ubicua técnica de impresión 3D.

impresora-3d-vidrio-1900x700_c

La impresión 3D es una técnica para crear objetos que está ganando cada vez mayor importancia en la manufacturación de nuevos productos. La técnica fue utilizada inicialmente para producir prototipos a una velocidad mucho mayor que la que se obtiene por otros métodos. Hoy día está empezando a usarse en la fabricación de piezas para diferentes tipos de productos, desde plantillas para zapatillas personalizadas hasta piezas de automóviles.

La impresión 3D consiste a grandes rasgos en la deposición de capas sucesivas de material para la obtención del producto deseado. Existen diferentes técnicas de impresión 3D y, por lo general, el material más utilizado es el plástico. Esto se debe principalmente a que es maleable, lo cual permite fundir ese material a medida que se va depositando cada capa.

Por otra parte, el vidrio es un material muy conocido con propiedades realmente interesantes.  Es un aislante térmico y eléctrico y, como cualquier persona con lentes sabe, tiene propiedades ópticas muy útiles.  Además, tiene una característica que la vuelve más útil que el plástico en algunas aplicaciones: es un sólido que funde a altas temperaturas. Pero, obviamente, tal propiedad hace que sea mucho más difícil crear objetos mediante la impresión 3D.

Por esa razón, el desarrollo de científicos alemanes del Instituto Karlsruhe de Tecnología viene a revolucionar el campo de la impresión 3D. Estos investigadores han publicado en la prestigiosa revista Nature un método que permite crear figuras de vidrio con una resolución de hasta la centésima parte de un milímetro.

La técnica consiste en la preparación de una solución de partículas vidrio muy pequeñas (nanopartículas, es decir, cuyo tamaño es del orden de la millonésima parte de un milímetro). Dicha solución contiene un precursor polímerico, es decir, un compuesto a partir del cual se obtiene un plástico. Este precursor permite que la solución viscosa de las partículas de vidrio pueda depositarse para preparar el objeto que uno desee. La solución se va solidificando al formarse el plástico y se obtiene la forma deseada. Por último, el objeto se calienta a 1000°C, con lo que el plástico se quema y las partículas de vidrio se unen entre sí.

Esta técnica abre un abanico muy amplio de posibilidades, ya que el uso de impresoras 3D con vidrio permitiría preparar materiales para aplicaciones ópticas, pequeños reactores de vidrio para la síntesis de compuestos químicos o simplemente pequeñas obras de arte de vidrio.

 

Fuente: Chemical & Engineering News

Nicolás Artemio Rodríguez

Nicolás Artemio Rodríguez

Licenciado y Doctor en Química. Docente de Fisicoquímica y Epistemología y Metodología de la Investigación Científica (FCEyN-UNMdP). Subsecretario de Planificación y Relaciones Institucionales (FCEyN-UNMdP).

Sin Comentarios

No se permiten comentarios