Rita Segato: “La violación es un acto de poder y de dominación”

Rita Segato, antropóloga especialista en temáticas de género, propone repensar la violencia de género y la violencia sexual como parte de un conjunto de relaciones de poder. Un análisis polémico, duro y complejo sobre los violadores, sobre la sociedad patriarcal y sobre una estructura de derecho que sigue pensando a la justicia sin vincularla a las relaciones sociales de dominación.

1-g07t1qzwf7nenjrtsb0lhq

Durante los últimos días, la sociedad se ha conmocionado por la violación y el femicidio de Micaela García. ¿Cuál es su primera impresión sobre este caso tan dramático?

Debo decirle que este caso tan terrible forma parte de una secuencia de femicidios y de agresiones. La escalada tanto en número como en formas de crueldad es impactante. La forma en que se está tratando a las mujeres es realmente terrible y produce una gran inseguridad. Esto lo he repetido muchísimas veces: mi hija no puede tener hoy la libertad de circulación que yo tuve, hace años, cuando era joven. Este es un mundo en el que todo le indica a la mujer que su libertad de circulación, y su misma libertad de existir, está comprometida.

¿Y cuál es la causa de este fenómeno?

Creo que hay varias razones. La primera es que la violencia contra las mujeres, de la forma letal en la que la estamos presenciando en la Argentina, es un síntoma de un momento del mundo y, sobre todo, de nuestras sociedades. Al referirme a esta época suelo utilizar el concepto de “dueñiedad”. Este concepto excede al de desigualdad, porque marca la existencia de figuras que son dueñas de la vida y de la muerte. Esto, evidentemente, irrumpe en la realidad, en el inconsciente colectivo, en la manera en que los hombres que obedecen a un mandato de masculinidad (que es un mandato de potencia), y en la forma en la que realizan y prueban su potencia mediante el cuerpo de las mujeres. El sistema, por tanto, no se explica solamente en la relación entre hombres y mujeres sino en esta situación tan particular. En América Latina, el contexto es particularmente hostil para las mujeres que viven, como decía, un momento de especial inseguridad. Es evidente que en el mundo entero existen problemas de género, pero en nuestro continente -cada vez más controlado por formas paraestatales de control social no regidas exactamente por la ley- la vulnerabilidad de las mujeres es mayor.

Durante estos días, el debate periodístico y social ha girado también en torno a la cuestión jurídica. Se puso de manifiesto la mala praxis de un juez que seguramente va a recibir una sanción porque desoyó recomendaciones que le desaconsejaban tomar la medida que tomó, la libertad anticipada del asesino de Micaela. Pero también hay un aspecto que no es jurídico, y que quizás usted nos puede ayudar a entender: ¿qué se hace con una persona que comete este tipo de crímenes? Porque, de hecho, si no salía en libertad a los cuatro años, hubiera salido a los siete o a los nueve.

En principio, considero que es obligatorio y es un acto de fe indispensable para la historia, pensar que todo ser humano puede cambiar. Es muy difícil a veces, y en el caso de la violencia sexual, más aún. Pero es un principio ético fundamental pensar que revisar actos y desinstalar chips de programación que nos hacen actuar de una determinada forma que hace daño al mundo, es posible. Esa desinstalación de la conducta puede ser efectuada por todo ser humano. Ahora bien, para lograrlo es necesario dar las condiciones que permitan hacerlo. Un sistema de justicia que piensa que la cárcel es la solución para los problemas es un sistema absurdo. La amenaza de la sentencia no causa comportamiento y no modifica comportamiento. La ley tiene que persuadir y disuadir. Y el trabajo de rehabilitación de cualquier ser humano requiere tiempo, porque la vida es cambio y el cambio es tiempo tanto en la historia individual como en la historia colectiva. En este sentido, planteo que debe haber condiciones para un cambio para mejor y no para peor. Ese es un punto de partida: las personas pueden ser mejores de lo que son.

Por otra parte, creo que existe un error de magnitud. Yo, por ejemplo, a la figura de Eugenio Raúl Zaffaroni la respeto mucho, lo considero un amigo y tengo un gran respeto académico e intelectual por él. Sin embargo, creo que comete un error importante al entender los crímenes sexuales, porque éstos no son similares ni equiparables al resto. El crimen sexual es un crimen del poder. Y eso en la cabeza de una persona formateada por el Derecho, no entra. Porque el juez Carlos Alfredo Rossi, al igual que el juez Axel López, han sido formados en una fe ciudadana que está equivocada. La mujer, y esto es fáctico, no es un ciudadano igual que el hombre. En tal sentido, la ley no puede ser aplicada de la misma forma. Tiene que haber una adaptación de la aplicación de la ley a un campo distinto que es el campo del poder. Debe entenderse que es un error hablar de crímenes sexuales: son crímenes del poder, de la dominación, de la punición. El violador es el sujeto más moral de todos. En el acto de la violación él está moralizando a la víctima. Yo he trabajado años entrevistando violadores. Los abogados, los jueces, no están formados, no tienen educación suficiente como para entender qué es un crimen sexual.

“El crimen sexual no es del mismo tipo que los otros: es moralizador, castigador”

La pregunta es qué se hace entonces con un violador.

Con un violador, no. Con la sociedad. Hay infinitas formas de violar. Esto que sucedió con Micaela, como con Lucía, son ataques a la sociedad y a la vida en el cuerpo de una mujer. Entonces el problema no es el de un hombre y una mujer. O el de un violador como un ser anómalo, como un ser solitario. Ese es un error que ya el pensamiento feminista eliminó hace muchísimo tiempo. El violador no es un ser anómalo. En él irrumpe un contenido y determinados valores que están presentes en toda la sociedad. Cuando eso sucede nos espantamos y transformamos al violador en un chivo expiatorio, pero él en realidad fue el actor, el protagonista de una acción de toda la sociedad. Por lo tanto, no es con la cárcel y mucho menos con la castración química con la que se resuelven este tipo de situaciones. Y no es así, porque la violación no es un hecho genital sino un hecho del poder. La violación puede realizarse en forma genital pero puede realizarse de muchas otras maneras. Existen diversas modalidades de agresión -algunas no son crímenes siquiera- que también constituyen violaciones. Sin un cambio de esta atmósfera de poder en la que vivimos, el problema no va a desaparecer. Los Estados Unidos son uno de los países con penas más severas contra las violaciones y la incidencia de las violaciones es máxima. La violación, por ende, constituye una problemática social y no la conducta de un criminal “raro”. Por lo tanto, yo lo siento mucho, pero no te puedo dar una receta fácil. Lo que sé es que ni la cárcel, ni la castración química, ni la pena de muerte, ni la cadena perpetua resuelven el problema.

libros-segato¿Hay alguna experiencia concreta que resulte interesante y que trabaje en estos aspectos?

América Latina y Europa son, evidentemente, muy distintas. Nuestro continente está muy comprometido debido a una suspensión de la institucionalidad que se verifica en países como México, Guatemala y Honduras pero que está avanzando hacia el sur. Nuestro continente, contrariamente a lo que pareciera porque no hay guerras declaradas en él, es el más violento del mundo en términos de homicidios. Eso se refleja en una falta de regulación de las ansiedades y de las aspiraciones de omnipotencia de algunas personas más vulnerables. El violador es el sujeto más vulnerable, más castrado de todos, que se rinde a un mandato de masculinidad que le exige un gesto extremo, un gesto aniquilador de otro ser, para poder verse como un hombre, para poder sentirse potente y verse al espejo y pensar que merece el título de la hombría. Es un tema que merece estudiarse mucho más. Resulta indispensable dialogar sobre el concepto mismo de violación, discutir sobre las agresiones sexuales, reflexionar sobre la agresión íntima en el mundo de las relaciones íntimas. Es preciso pensar que implica y que es una agresión anónima como ésta, de calle, como la que sucedió con Micaela. Pensar, de hecho, en la violación como un arma y una estrategia de guerra, en un mundo en el que las guerras se han vuelto informales. No existen recetas fáciles que puedan prescindir de estos análisis.

rita-lazoweb

Usted entrevistó a muchos violadores en Brasil. ¿Qué dicen ellos?

Efectivamente, durante mucho tiempo he entrevistado a violadores en condiciones de diván psicoanalítico con equipos de estudiantes mujeres y hombres. Mis entrevistas se produjeron siempre después de que sus sentencias estuvieron cerradas, por lo que ellos que sabían que nada de lo que dijeran serviría para perjudicarlos, pero tampoco nada los beneficiaría en términos judiciales, de modo que era inútil cualquier intento de convencernos de su inocencia. De esa manera hacer una investigación profunda. Y a partir de eso resaltaría tres cosas. La primera, el acto de la violación atraviesa al violador. No le es totalmente inteligible lo que lo lleva a hacer eso. Segundo, es un acto de moralización: él siente y afirma que está castigando a la mujer violada, a su víctima, por algún comportamiento que él siente como un desvío, un desacato a una ley patriarcal. Por ende, él es un castigador, él no siente que actuó contra la ley, sino a favor de una ley que es una ley moral. Eso es, evidente, muy raro y provoca perplejidad. Finalmente, y en tercer lugar, el violador nunca está solo. Aunque actúe solo, está en un proceso de diálogo con sus modelos de masculinidad, con figuras como su primo más fuerte, o su hermano mayor. Está demostrándole algo a alguien (a otro hombre) y al mundo a través de ese otro hombre.

“El violador no siente que actuó contra la ley, sino a favor de una ley moral”

Por lo tanto, diría que hay dos ejes en la relación de la violación: uno es el eje moralizador, castigador, punitivo, con relación a la víctima. Y el otro es un eje de exhibicionismo indispensable, del violador frente a los otros hombres que son sus “otros” significativos. La gran dificultad de la sociedad es comprender que la violación no es un acto utilitario, no es el robo de un servicio sexual. Hay violaciones de mujeres de 70 u 80 años. No es un acto erótico. Y es muy difícil de entender. Todos los grandes juristas, los grandes conocedores de la ley, no consiguen desvincular el acto de la violación de la intimidad, del erotismo, del deseo. No es un deseo sexual, es un deseo de dominación, de poder. Que en nuestro mundo está muy entreverado. Hay una gran impregnación de la sexualidad por el deseo de dominación y por aspectos de poder, pero el interés del violador es la potencia y la exhibición de esa potencia frente a otros hombres, para valer frente a ellos como un “verdadero hombre”. Esto es lo que les escuché a los violadores. No de esta manera, por supuesto. Debe comprenderse que el acto de la violación es un acto expresivo, es un tipo de crimen que enuncia algo, es un crimen que le dice algo al otro, pero no es un crimen instrumental, utilitario. No es como matar a alguien para robarle, por venganza, o por encargo como el caso de los pistoleros contratados. No tiene una utilidad. Por eso creo que la mejor forma de describirlo es como un crimen de poder, de dominación. En el acto de violación hay una libido dirigida no al deseo ni al cuerpo de la víctima sino al poder. Hay que corregir, por tanto, el sentido común, el imaginario colectivo sobre este tema.

Crédito: Esta entrevista fue realizada en el programa La inmensa minoría (Se publica por gentileza de Radio Con Vos).

Reynaldo Sietecase

Reynaldo Sietecase

Poeta, narrador y periodista. Conduce Guetap en Vorterix y es analista político en Telefe. Obtuvo seis premios Martín Fierro por su labor periodística, dos premios Éter y el premio Tato por su tarea en televisión. Es autor de las novelas "Un crimen argentino" (Alfaguara, 2002) y "A cuántos hay que matar" (Alfaguara, 2010) y el libro de relatos "Pendejos" (Alfaguara, 2007).

Sin Comentarios

No se permiten comentarios

 

La Vanguardia. Noticias y debates desde la izquierda democrática

Seguinos en

Si querés colaborar con La Vanguardia escribinos a [email protected]
Un comité editorial evaluará tu texto.