Para debilitar el reclamo docente, el Gobierno anuncia que convocará a voluntarios pero «no para dar clases»

La propia Vidal declaró que es inviable, pero la difusión de la absurda convocatoria es utilizada para debilitar la protesta de los trabajadores de la educación.

 

paritaria-no-guerra

El título en la abrumadora mayoría de los medios es impactante: «Vidal anunció que convocarán a los 60 mil voluntarios que se ofrecieron ante el paro docente». Sin embargo, de inmediato aclara: «Será para dar apoyo escolar y no para dar clases en las aulas».

En efecto, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, anunció ayer, al participar del Espacio Clarín del ciclo «Diálogos para pensar el país», que las 60.000 mil personas que (supuestamente) se ofrecieron como «voluntarias» para dar clases durante el paro docente, serán convocadas pero no para reemplazar a los educadores, porque «la tarea de nuestros docentes tiene un valor que no puede ser reemplazado», pero sí para hacer otras tareas: brindar apoyo escolar a los chicos en centros comunales, clubes de barrio y otros espacios sociales.

El objetivo del anuncio es indisimulable: amedrentar a los trabajadores de la educación y reducir el alcance de las medidas de fuerza.

Los «voluntarios» que se anotaron son una especie de héroes para el macrismo: la gobernadora bonaerense dijo «agradecerles de corazón porque no se quedaron en la disconformidad o en la protesta, pusieron una parte de ellos mismos para ayudar a los demás. Esa es la Argentina que con Mauricio y entre todos, tenemos que construir».

De paso, Vidal redobló las críticas al anuncio de los gremios docentes de ir al paro, en rechazo a la falta de convocatoria de una paritaria nacional.

ACLARANDO

No obstante, Vidal explicó que «la tarea docente es muy importante, no podemos cambiarles a los chicos el docente, que primero tengan un voluntario y luego al docente que los va a acompañar todo el año». ¿Para qué convocarlos entonces? Porque «aunque la tarea de nuestros docentes en la Provincia tiene un valor que no puede ser reemplazado, sí hay muchas redes de educación no formal en la Provincia: comedores, municipios, asociaciones vecinales, clubes de barrio, lugares donde se da apoyo escolar. Ahí hay mucho espacio para el voluntariado, mucho más si no hay clases, porque los chicos van a tener apoyo escolar igual».

«Va a ser muy importante tener a los voluntarios ahí. Habrá un registro abierto de voluntarios para que puedan acompañar a nuestros chicos desde otro lugar», añadió.

En su página de Facebook, la dirigente de Cambiemos consideró que «la tarea docente es muy importante, no podemos cambiarles a los chicos el docente, que primero tengan un voluntario y luego al docente que los va a acompañar todo el año».

¿Entonces? Fuentes gremiales docentes ratificaron a La Vanguardia que el planteo de convocar a voluntarios en reemplazo de quienes están frente al aula es «imposible, y absolutamente ilegal».  «Eso no depende de opiniones: es algo que no se puede hacer», había dicho Gustavo Blanc, de AGMER y CTERA.

Las declaraciones de la mandataria bonaerense ratifican la imposibilidad de avanzar con la absurda propuesta, que había surgido de los trolls macristas la semana pasada.

¿Qué sentido tiene entonces, la difusión masiva de un título tan confuso, que mueve a hacer pensar que se convocará a los voluntarios a reemplazar la labor docente ante la medida de fuerza? Sin duda, la operación es una continuidad de la movida ideada desde los call center de Cambiemos, y el objetivo es amedrentar y disminuir el impacto del paro. Si se leen las declaraciones de Vidal, y no solo el título de las noticias, ella misma dice que los convocarán pero no para dar clase.

El perverso anuncio y la forma de presentarlo en los medios cómplices del poder, no dejan duda: el objetivo no confesado pero indisimulable es amedrentar a los trabajadores de la educación y reducir el alcance de las medidas de fuerza que se avecinan si no hay acuerdo.

Convocar a voluntarios en reemplazo de quienes están frente al aula es «imposible y absolutamente ilegal».

NUEVA PROPUESTA

Hoy ambas partes participarán de un nuevo encuentro en el que la Provincia buscará desactivar la medida de fuerza para garantizar el comienzo de las clases el próximo lunes. La propuesta que hizo el Gobierno bonaerense superó la cifra del 18 por ciento inicial, pero por falta de certeza en la instrumentación aun no hay arreglo. Por ahora solo una provincia tiene confimado el inicio de clases: Misiones, donde el gremio local aceptó la oferta.

El ministro de Economía de la Provincia de Buenos Aires, Hernán Lacunza, explicó que la nueva propuesta es «pagar la inflación, cualquiera sea. Si la inflación es 18, aumentaremos 18, pero si llega al 25, aumentaremos el 25 por ciento. De esta forma, no van bajar su poder adquisitivo».

Pero cuando desde los gremios se le pidieron detalles, la incertidumbre creció: el planteo, dijeron, «no es serio, es improvisado». En estas horas se sabrá si los funcionarios de Vidal mejoran las precisiones y satisfacen el descontento de los educadores.

En base a Perfil, Clarin e Infobae 

Redacción de La Vanguardia

Redacción de La Vanguardia

La Vanguardia Digital. Noticias y debates desde la izquierda democrática

Sin Comentarios

No se permiten comentarios