Otro accidente de trabajo evitable en empresas de transporte

Tras la votación de la nueva ley de ART y el fallo adverso contra el proyecto oficialista se suma un accidente de trabajo más. Exigen medidas preventivas.

linea160Un electricista de la Línea 160 sufrió un accidente de trabajo mientras hacía reparaciones en un colectivo, en un hecho ocurrido este martes que le significó la pérdida de dos dedos de su mano y graves heridas en la otra. Según declaraciones de testigos, el trabajador se encontraba realizando un ajuste de correas cuando un chofer dio marcha atrás sin avisarle.

De acuerdo a la denuncia de un trabajador al diario Crónica, las autoridades de la empresa no tomaron los recaudos necesarios y se negaron a trasladarlo al hospital. El presidente de la línea, además, se encuentra de vacaciones y no hizo declaraciones.

En cuanto al herido, fue trasladado al hospital gracias a que dos compañeros de trabajo se solidarizaron y lo llevaron por su cuenta.

Este hecho engrosa una lamentable lista de recientes accidentes laborales que desnudan la falta de medidas de prevención y la inexistencia o mal funcionamiento de comités de seguridad e higiene en los lugares de trabajo, un incumplimiento patronal muy frecuente en las empresas de transporte, donde se vienen registrando estos lamentables hechos, algunos de los cuales resultaron en la muerte de trabajadores, como es el caso de Gastón Cisterna, gomero de la Línea 365, que falleció este mismo mes, o del trabajador David Ramallo, de la Línea 60, fallecido hace unos meses atrás.

LA REFORMA DE LA LEY DE ART. ¿Y LA PREVENCIÓN?

A pesar de la constante realidad de casos como estos, desde el Gobierno nacional, tanto con Mauricio Macri como con Cristina Fernández de Kirchner, la política oficial ha consistido en combatir la litigiosidad en lugar de atacar las causas del problema con medidas de prevención, un reclamo histórico de los trabajadores, de los gremios y, en especial, de comisiones internas que sufren día a día de la falta de comités de seguridad e higiene y de controles estatales.

Tras la votación de la ley, la semana pasada, y del DNU de Macri, que sufrió un revés judicial esta misma semana, desde el movimiento obrero se hicieron eco del reclamo. El dirigente gremial y diputado nacional Facundo Moyano declaró en su cuenta de Facebook que: “Como en 2012, nuevamente se puso acento sobre la litigiosidad y no sobre la causa que la genera que es el alto nivel de siniestralidad. Hay que trabajar una ley que ponga acento en la prevención de los accidentes de trabajo y exigir un rol activo del Estado que tiene la facultad de control en los establecimientos de trabajo. Tenemos que ampliar el listado de enfermedades laborales ya que en Argentina solo se reconoce un 40% de lo que la OIT contempla. Este es el motivo que genera la gran cantidad de juicios laborales. La instancia ‘obligatoria y excluyente’ con facultad de decisión (no de mediación) de la Comisión Médica que establece esta norma, es inconstitucional”.

Tanto con Macri como con Cristina, la política oficial ha sido combatir la litigiosidad en lugar de atacar las causas del problema con medidas de prevención.

La Justicia le dio la razón al diputado y, tan sólo días más tarde, el juez del fuero nacional del Trabajo, Alejandro Aníbal Segura, declaró la “inconstitucionalidad” del Decreto de Necesidad y Urgencia, que establecía que todos los trabajadores que sufran accidentes laborales deberían presentarse ante las antedichas comisiones antes de presentar denuncias judiciales contra sus empresas.

El magistrado del juzgado Nacional del Trabajo N° 41, adelantó además que sus cuestionamientos al DNU presidencial alcanzan también a la ley sancionada la semana pasada por el Congreso, asegurando en el fallo que el DNU y la norma violan la Constitucional Nacional y los tratados internacionales a los que adhirió la Argentina en materia de Derechos Humanos porque, entre otras cosas, pone en diferente condición a los trabajadores formalizados respecto de los que no lo están y viola el principio de igualdad ante la ley.

Por otra parte y en la misma tónica, la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina emitió un comunicado firmado por su secretario general, Daniel Yofra, en el cual llaman a resistir la reforma laboral “mediante el accionar militante de los delegados de base y de los paritarios en los Comités Mixtos que hemos conformados en las plantas, a través de la verdadera prevención y la permanente defensa de la salud obrera en los lugares de trabajo”.

Desde el sindicato calificaron de “vergonzosa” la sesión legislativa donde aprobó la ley y señalaron que el único objetivo de la norma es reducir la litigiosidad en lugar de atacar la siniestralidad, pues el objetivo “es acabar con la mal llamada ‘industria del juicio’, verdadera industria del incumplimiento patronal”.

Según explicó Yofra, la ley dispone que los trabajadores deban transitar las Comisiones Médicas Jurisdiccionales como instancia administrativa previa, obligatoria y excluyente, lo cual es un procedimiento “laberíntico”, que convierte el normal procedimiento administrativo en un trámite mucho más largo, agregándole instancias que no existían, y que “si el trabajador no está de acuerdo con la decisión de las Comisiones o la propia ART apela, tampoco podrá recibir la indemnización que se le reconozca sino que deberá esperar el resultado de un largo juicio”.

Por último, el dirigente instó a que las patronales inviertan en la prevención y señaló que muchas enfermedades y accidentes graves serían evitables si el Estado y las ART ejercieran su función de control.
En base a Mundo Gremial, Infogremiales, Agrupación al Volante, Crónica

Esteban Sargiotto

Esteban Sargiotto

Licenciado en Letras y periodista. Es colaborador especial de La Vanguardia.

Sin Comentarios

No se permiten comentarios