Preocupa el crecimiento de la venta ilegal de meteoritos en Argentina

Desde la Asociación de Astronomía del Chaco advierten sobre el tráfico ilegal de meteoritos, extraídos principalmente de la zona conocida como “Campo del Cielo”
Con el correr de los años, el tráfico ilegal de meteoritos se ha ido incrementando en el país debido a su alto valor en el mercado negro.

meteorito
“El tráfico y venta de meteoritos de Campo del Cielo no parece detenerse”, indicó recientemente el presidente de la Asociación de Astronomía del Chaco (ACHA), Mario Vesconi. Las estimaciones científicas aseguran que hay más de 400 toneladas de fragmentos de meteoritos en la zona conocida como Campo del Cielo, en el sudoeste chaqueño.

Mario Vesconi fue parte del equipo que en septiembre de 2016 encontró a “Gancedo”, que con más de 30 toneladas es uno de los meteoritos más pesados del mundo, extraído de un campo ubicado a 14 kilómetros de la localidad de Gancedo, en la zona denominada Campo del Cielo, donde hace aproximadamente 4.000 años impactó una lluvia de meteoritos metálicos.

Según el profesional, en diversos sitios web se ofertan los meteoritos hallados en tierras chaqueñas.

EL COLOR QUE CAYÓ DEL CIELO

Ya en 2008 personal de la Aduana había secuestrado nueve meteoritos que dos ciudadanos uruguayos intentaban cruzar a su país en el paso fronterizo de Colón-Paysandú. Las valiosas piedras se encontraban en las valijas de los contrabandistas y fueron entregadas al museo de Ciencias Naturales y Arqueológicas para su exhibición.

En el 2012, la Afip y la Aduana secuestraron 2.395 kilos de meteoritos. Los fragmentos iban a ser sacados del país de forma ilegal hacía Estados Unidos. La carga se descubrió durante un operativo de rutina en la terminal portuaria de Zárate.

A mediados de 2015 Gendarmería Nacional secuestró 215 piezas de meteoritos con un peso total de 1.500 kilos en un operativo realizado en Chaco por el cual fueron detenidas cuatro personas. O los más de 4000 kilos secuestrados en Quimilí, Santiago del Estero durante ese mismo año.

Pero el episodio más conocido fue el protagonizado por el coleccionista y comerciante de meteoritos Robert Haag, que en enero de 1990 intentó transportar a los Estados Unidos de manera ilegal el meteorito denominado “El Chaco”, de 37 toneladas y el segundo más grande del mundo. Hecho por el cual se ha convertido en la primera persona en ser arrestada por contrabando de meteoritos.

Un documental de 2014, “El color que cayó del cielo”, filme dirigido por Sergio Wolf, que se ocupa en parte de la historia de Campo del Cielo, Haag y los cazadores de meteoritos y cómo se generó una legislación protectora para este tipo de patrimonio público.

QUÉ SON LOS METEORITOS

Un meteorito es la parte de un cuerpo sólido procedente del espacio exterior, que sobrevive al proceso de combustión que se genera por la fricción con la atmósfera de un planeta al ingresar y que cae en su superficie.

Se estima que un centenar de meteoritos de diverso tamaño caen en la superficie terrestre cada año. Las piezas tienen un alto valor para los coleccionistas, por lo que se generó un mercado lucrativo en todo el mundo.

En Campo del Cielo estudios de radioisótopos de larga vida practicados sobre muestras de meteoritos (R.G. Liberman et al., 2001) estimaron un diámetro de 6 metros y una masa de 840 toneladas para el meteoroide pre atmosférico que dio origen al campo de cráteres y zona de dispersión compartida por Chaco y Santiago del Estero.

Si consideramos una pérdida por ablación de un 50% de la masa durante su largo paso por la atmósfera terrestre, más de 400 toneladas de fragmentos de meteorito debieron llegar al suelo.

Se ha documentado el hallazgo de más de 120 toneladas de meteoritos oficialmente y es incierto el número representado por los que fueron extraídos y trasladados a todo el mundo en forma ilegal, pero según Vesconi, se puede estimar “con muy poco margen de error”, que unas 280 toneladas de fragmentos meteoríticos de distintos tamaños aún esperan ser descubiertos en Campo del Cielo.

LEGISLACIÓN VIGENTE

En la Argentina está prohibida la comercialización de meteoritos, porque se los considera como patrimonio natural del país. El artículo 124 de la Constitución Nacional expresa: “Corresponde a las provincias el dominio originario de los recursos naturales existentes en su territorio’. Además, la Convención Constituyente de la Reforma de 1994, definió al “Patrimonio Natural” e incluye a los meteoritos en esta definición.

En el caso de Chaco, en particular, las leyes provinciales 3.563/90 y 4.076/94 los protegen y establecen la prohibición de toda actividad que modifique el estado natural de dichos cuerpos, como así también tipifica como delito de acción pública toda contravención a la misma.

Pero lamentablemente la cotización internacional de estos objetos es muy elevada y nuestras leyes contemplan penas muy laxas para quienes cometen estos delitos.

Algunas empresas los comercializan “garantizando su autenticidad”, sin embargo en algunos países y regiones existen prohibiciones a este tipo de transacciones. En Estados Unidos, por ejemplo, las piezas se comercializan a valores que van desde 60 centavos de dólar hasta 1.300 dólares por gramo, dependiendo del origen extraterrestre determinado, del tamaño de la pieza y la distancia del yacimiento y el punto de venta.

“El daño patrimonial y científico producido por la actividad ilegal es enorme, y obliga a preguntarnos, sabiendo que se trata de un bien finito, cuando y con qué herramientas se va a actuar en consecuencia”, concluye Vesconi.

En base a El Federal, Chaco Día por Día, Télam, El Tribuno y Clarín

Mario Rovina

Mario Rovina

Guardaparque egresado de la Universidad Nacional de Misiones. Fotografo de aves y especialista en ambiente. Integra la Cooperativa de Comunicadores El Miércoles.

Sin Comentarios

No se permiten comentarios