Son alarmantes los números de la deforestación en la Argentina

Greenpeace publicó un informe que revela la superficie deforestada entre enero y diciembre de 2016 en las provincias de Salta, Santiago del Estero, Formosa y Chaco.

topadoraschaco

Las cifras que dio a conocer la organización ecologista se refieren a la superficie desmontada durante 2016 en las provincias de Salta, Santiago del Estero, Formosa y Chaco, en las cuales se concentra casi el 80% de la deforestación a nivel país, y resultan alarmantes.

En total suman 112.252 hectáreas desmontadas. Con el agravante de que un tercio de esta superficie se hallaba protegida por la Ley de Bosques, que no se respeta ni se hace cumplir por las autoridades provinciales de las respectivas jurisdicciones.

El informe se hizo comparando imágenes satelitales, las cuales fueron descargadas desde Landsat 8 Surface Reflectance OLI/TIRS, y también obtenidas del Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS), según informaron desde la organización.

Allí se puede ver que en Santiago del Estero se desmontaron 32.691 hectáreas, de las cuales más de la mitad (22.441 hectáreas) eran bosques protegidos. En Formosa se deforestaron 28.269 hectáreas, de las cuales 562 hectáreas eran bosques protegidos. En tanto en Chaco se desmontaron 27.162 hectáreas, de las cuales 13.749 hectáreas eran bosques protegidos y en Salta se deforestaron 24.130 hectáreas, de las cuales 4.843 hectáreas eran bosques protegidos.

Es evidente que las multas no alcanzan para desalentar la deforestación en zonas protegidas.

La soja transgénica, la ganadería intensiva y la especulación inmobiliarias son las causas de que esta frontera crezca, en detrimento de los servicios ambientales de los bosques, las consecuencias de la desaparición de estos territorios verdes son las inundaciones, aludes y la expulsión de pueblos originarios y campesinos que tienen allí su modo de vida.
La sanción, a fines de 2007, de la Ley de Bosques (26.331) fue un logro sin precedentes en materia ambiental y un ejemplo de la importancia de la participación de la sociedad civil, que presionó al Congreso Nacional mediante un millón y medio de firmas. No obstante, a más de ocho años de su aprobación, su efectiva implementación enfrenta dificultades que deben ser resueltas de manera urgente.

A pesar de esto, según datos de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, desde la sanción de la Ley de Bosques hasta fines de 2014 se deforestaron 2.107.208 hectáreas, de las cuales 626.244 hectáreas eran bosques protegidos. En ese sentido, un reciente informe del gobierno de Salta advirtió que desde su aprobación se realizaron más desmontes ilegales (257.828 hectáreas) que legales (200.523 hectáreas).

Resulta evidente que las multas no son suficientes para desalentar la deforestación en zonas protegidas y que, salvo unas pocas excepciones, no se reforestaron los bosques desmontados ilegalmente. Por otra parte, en muchos casos es clara la complicidad de los funcionarios en la violación de la normativa.

En los últimos 20 años se han perdido unos cinco millones de hectáreas de bosques en Argentina, un 70 por ciento de ellas en la región del Gran Chaco, que con un millón de kilómetros cuadrados es el mayor bosque subtropical seco del mundo, con enormes reservas de agua y biodiversidad.

Frente a esta situación, Greenpeace reclama al Congreso de la Nación la urgente sanción de una Ley de Delitos Forestales que:
• Establezca como delito penal al desmonte ilegal y al incendio intencional (cambio de uso de suelo).
• Constituya como delito penal al otorgamiento de permisos de desmonte en zonas protegidas.
• Permita que las organizaciones de la sociedad civil se constituyan como querellantes.
• Obligue a los responsables a la restauración de los bosques nativos ilegalmente desmontados o incendiados.

Por todo esto el informe concluye que Argentina se encuentra en emergencia forestal. Además en este sentido otro informe, en este caso del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), advirtió que en esta región de nuestro país ocurre el 4,3% de la deforestación global.

Pese a que la ley de protección ambiental de los bosques en Argentina se aprobó en 2007 y está en vigencia desde 2009, la deforestación continúa a ritmo intenso.
En base a Greenpeace Argentina, El Federal y Portinos.

Redacción de La Vanguardia

Redacción de La Vanguardia

La Vanguardia Digital. Noticias y debates desde la izquierda democrática

Sin Comentarios

No se permiten comentarios