Paraná: cura acusado por abuso sexual se refugia en la casa del Padre Ignacio

El cura Juan Diego Escobar Gaviria fue denunciado por monjas entrerrianas. Hoy espera la acción de la Justicia en la casa del padre Ignacio en Paraná.

curas-escobar-y-padre-ignacio
El cura Juan Diego Escobar Gaviria, denunciado por abuso sexual y corrupción agravada de menores en la ciudad entrerriana de Lucas González, espera la acción de la Justicia alojado en un inmueble ubicado en calle Comandante Espora al 500, en Paraná. La casa pertenece a la Cruzada del Espíritu Santo y fue inaugurada por el reconocido padre Ignacio Peries en junio de 2013 como sede administrativa de su congregación.

La información del paradero del cura acusado fue revelada por la web Entre Ríos Ahora. Allí se indicó que, si bien el edificio permanece cerrado durante todo el día, en la calle aumentó la circulación de vehículos, propiedad de los numerosos visitantes que recibe el sacerdote.

El cura, que tiene prohibido acercarse a Lucas González, a los denunciantes y a sus familias, primero se afincó en Oro Verde. Ahora pernocta en la casa de la congregación Cruzada del Espíritu Santo, que preside a nivel mundial el popular padre Ignacio, quien la inauguró en junio de 2013, con el arzobispo de Paraná, Juan Alberto Puiggari. A cargo de la sede administrativa de Paraná en la que ahora se aloja el cura denunciado por abuso de niños quedó entonces el cura Leovigildo Escorcia.

En octubre de 2016, Escobar Gaviria fue denunciado por dos monjas de la congregación Hermanas Terciarias Misioneras Franciscanas, que dirigen el Colegio Castro Barros San José, de Lucas González. Frente al defensor oficial de Nogoyá Oscar Rossi contaron el caso de un nene de 11 años, alumno de la escuela, ex monaguillo de la Parroquia San Lucas Evangelista, de Lucas González, que dijo haber sido abusado por el sacerdote.

Esa presentación de las religiosas movió al arzobispo Juan Alberto Puiggari a suspender al cura de origen colombiano y a pedirle que abandonase la ciudad. A la par, los fiscales Federico Uriburu y Rodrigo Molina empezaron a investigar y el cura Escobar Gaviria acudió a los servicios de los abogados Juan Pablo Temón y Milton Urrutia para que ejercieran su defensa. La causa avanzó y sumó dos casos más.

A finales de diciembre, se conoció una cuarta víctima. Se trata de un nene de 11 años, cuya declaración todavía no ha sido tomada en cámara Gesell por la feria judicial de enero. “En el caso de que se confirme el hecho, se lo imputamos al cura, y ya estaríamos elevado la causa a juicio oral”, adelantó el fiscal Uriburu.

La Justicia de Nogoyá avanza con tres denuncias en contra de Escobar Gaviria: los expedientes abiertos están caratulados “Señor Defensor Oficial s/Presentación”, que tiene que ver con la primera víctima, un nene de 11 años; a ese se agregaron otros dos: “Juan Diego Escobar Gaviria s/Abuso Sexual” y “Juan Diego Escobar Gaviria s/Promoción a la corrupción agravada de menores”. Un tercer caso espera ser caratulado, que podría convertirse en la cuarta denuncia contra el sacerdote, por hechos que guardan relación entre sí.

Escobar Gaviria repetía el mismo modus operandi: invitaba a dormir a la casa parroquial a los monaguillos, o los llevaba de viaje en su auto a las distintas ciudades adonde iba a presidir misas de sanación. Después, según el relato de las víctimas, abusaba de ellos.

En base a Analisis Digital y Entre Rios Ahora.

 

Redacción de La Vanguardia

Redacción de La Vanguardia

La Vanguardia Digital. Noticias y debates desde la izquierda democrática

Sin Comentarios

No se permiten comentarios