Clarín despide 300 empleados al mismo tiempo que se conoce que fue el grupo más beneficiado por la pauta oficial

Ante los despidos, trabajadores gráficos tomaron la planta cuyo cierre se anunció.

agr-clarin

A pesar del acuerdo que firmaron el gobierno de Mauricio Macri, las empresas y los gremios a fines del 2016 para impedir despidos durante el verano, las malas noticias se siguen sucediendo.

Ahora la empresa Artes Gráficas Rioplatenses (AGR), una de las más importantes del rubro en toda la Argentina, dedicada a la impresión de libros y revistas y perteneciente al poderoso Grupo Clarín, emitió un comunicado mediante el cual anunció la desvinculación de 380 empleados de su planta gráfica, ubicada en Pompeya.

Un gran dispositivo policial se montó alrededor de los talleres ubicados en el barrio de Pompeya que fueron ocupados por los trabajadores que piden solidaridad activa.

El abogado de la empresa Matías Fredrick dijo que los despidos serían 270 y que se vinculan con una decisión comercial. En el texto difundido AGR dice que el taller lleva cuatro años consecutivos de pérdidas crecientes y que el anuncio aspira a preservar la salud financiera y la fuente laboral del resto del complejo industrial de la imprenta.

Por su parte, la comisión interna de AGR-Clarín emitió un comunicado tras resolver la toma del lugar: “En la mañana de hoy (por el lunes 16) mientras los trabajadores de la gráfica Artes Gráficas Rioplatense del grupo Clarín, la imprenta mas grande del país, ubicada en el barrio de Pompeya, se disponían a entrar a trabajar, se encontraron con un cartel de la empresa donde anuncia la decisión de cerrar la planta aduciendo una crisis que no es tal (aquí se imprimen Revista Viva, Rumbos, Genios, Jardín, Cablevisión, Guías telefónicas, libros escolares, folletería, etc)”.

«En la puerta se está desenvolviendo un desproporcionado aparato represivo de la policía federal, gendarmería y personal de seguridad privada”, advirtieron.

El diario Clarín informó a su modo sobre el conflicto gremial: lo presentó como una noticia policial, acusando a los empleados de «tomar violentamente uno de los talleres».

Uno de los delegados, Pablo Viñas, denunció las “maniobras de vaciamento”: “No tiene ningún sentido económico esto. Están adelantando la revista Vivas y Rumbos para después producirlas afuera. Están desarmando todo. No buscan enfrentar un ausentismo sino que van por nuestro convenio colectivo, por nuestro salario”.

En su edición de este martes, el diario Clarín informó a su modo sobre el conflicto gremial: lo presentó casi como una noticia policial, acusando a los empleados de «tomar violentamente uno de los talleres gráficos pertenecientes al complejo industrial», de dañar «puertas, ventanas, muebles y cámaras de seguridad», y de «agredir al resto del personal que se encontraba en la planta».

Paradójicamente, los despidos llegan cuando también se conoce un informe sobre la distribución de la pauta oficial a partir del Gobierno de Cambiemos. Alli se muestra que el grupo al que pertenece el tradicional diario sumó –entre todos sus medios– ingresos por 519 millones de pesos, una cifra que representa un gran crecimiento con respecto al 2015, el último año de Cristina Kirchner en el poder, cuando facturó 96 millones por el mismo concepto. Se trata de un 81,5 por ciento más que todo lo pautado entre 2009 y 2015.

En el informe siguen Telefé, con 171 millones, y el Grupo Indalo con 165.924.793 pesos, todos muy lejos del grupo que ahora, para reducir costos, no trepida en echar a la calle a 300 trabajadores.

 

En base a ACTA, El Diario de Buenos Aires, Clarin, Infobae y Perfil

Foto: El Diario de Buenos Aires

 

 

Redacción de La Vanguardia

Redacción de La Vanguardia

La Vanguardia Digital. Noticias y debates desde la izquierda democrática

Sin Comentarios

No se permiten comentarios