Expectativas en Europa ante la pronta asunción de Donald Trump

El polémico presidente electo dio algunos indicios de su política exterior

587a964fbcc6a

Desde los inicios de su campaña presidencial, el magnate neoyorquino Donald Trump, nos ha acostumbrado a sus declaraciones altisonantes y políticamente controvertidas. Afecto a los agravios y las burlas, y absolutamente incontinente en sus intervenciones públicas, el presidente norteamericano electo no deja nunca de generar titulares a una prensa ávida de frases rutilantes y sensacionalistas. Sin embargo, lo que antes era recibido con sorna y cierta subestimación, ahora convoca la atención e interés de todos. Trump ya no es el extravagante candidato republicano al que nadie respetaba: por el contrario, está destinado a ser uno de los hombres más influyentes del mundo.

No es novedad la simpatía, y hasta admiración, que Trump le profesa a su par ruso Vladimir Putin. En tal sentido, señaló su interés de forjar un acuerdo con ese país y contribuir a levantar las sanciones que hoy pesan sobre él: «Hay sanciones contra Rusia. Vamos a ver si podemos hacer buenos acuerdos con Rusia. Pienso que el armamento nuclear debe ser reducido sensiblemente, eso formaría parte de los mismos» señaló en una entrevista. Sin embargo, ante estos rumores, el portavoz de la Presidencia rusa Dimitri Peskov desmintió: «Todas las informaciones de acuerdos preliminares sobre una reunión (entre Putin y Trump) no se corresponden con la realidad».

Trump ya no es el extravagante candidato republicano al que nadie respetaba: por el contrario, está destinado a ser uno de los hombres más influyentes del mundo.

En otro orden de cosas, ratificó su voluntad de forjar acuerdos bilaterales con el Reino Unido: «Vamos a trabajar muy duro para alcanzarlo (este acuerdo) rápidamente y con todo en regla» y señaló su voluntad de reunirse con prontitud con la primera ministra conservadora Theresa May. Mediante esas declaraciones Trump ratificó también su apoyo al proceso del ‘Brexit’ y vaticinó que se producirían procesos equivalentes en otros países de la Unión Europea (UE).

Estos guiños favorables de Trump a Rusia y el Reino Unido le sirvieron de excusa para atacar de manera frontal a la UE y a la OTAN. A esta última la calificó como una estructura «obsoleta» y cuestionó su rol frente a la lucha contra el terrorismo, y advirtió sobre la necesidad de reformarla. Mientras que atacó duramente la política inmigratoria de la UE y, de manera implícita, el liderazgo regional de la canciller alemana Angela Merkel a ese respecto.

Las respuestas de los europeos deambulan entre la prudencia y la preocupación frente al por ahora imprevisible líder norteamericano. El ministro alemán de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, por ejemplo señaló:  «Las palabras del presidente electo Trump, que considera obsoleta la OTAN, han sido recibidas con preocupación». Por su parte, en comunicado oficial, Francia expresó: «La mejor respuesta a la entrevista del presidente americano, que asumirá las funciones el día 20 de enero, es la unidad de los europeos. Al igual que con el Brexit, la mejor respuesta europea es permanecer unidos, hacer un bloque. No podemos olvidar que la fuerza de los europeos es la unidad.»

Con Donald Trump al frente de los Estados Unidos se abre un escenario incierto que genera expectativas e inquietud ente los europeos. Si de Trump depende, seguramente habrá más novedades.

 

Basada en El Mundo, Terra Internacional y La Nación

Redacción de La Vanguardia

Redacción de La Vanguardia

La Vanguardia Digital. Noticias y debates desde la izquierda democrática

Sin Comentarios

No se permiten comentarios