Por supuestas coimas: piden que se investigue a Arribas, el amigo que Macri puso al frente de Inteligencia

Gustavo Arribas recibió 600 mil dólares de un operador cambiario condenado en Brasil. Carrió, Negri, Ocaña y Stolbizer entre otras figuras, reclaman que se lo investigue. 

 

arribas

Gustavo Arribas, el funcionario designado por Mauricio Macri al frente de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), recibió cinco transferencias por un total de 600 mil dólares, unos nueve millones de pesos, de un operador cambiario condenado en Brasil por dádivas, vinculado con el caso de la constructora brasileña Odebrecht, el mismo que envolvió a todo el vecino país en el megaescándalo de corrupción del «Lavajato».

La denuncia fue dada a conocer por el periodista Hugo Alconada Mon, del diario La Nación, en colaboración con el consorcio de periodistas peruano IDL Reporteros. El periodista accedió a los registros de transferencias bancarias aportadas por el operador Leonardo Meirelles que se acogió al régimen de la «delación premiada» y entregó al juez Sergio Moro documentación sobre los pagos que hizo para Odebrecht y otras empresas brasileñas.

Meirelles transfirió en septiembre de 2013 un total de 594.518 dólares mediante cinco giros a una cuenta de Arribas en la sucursal Zurich del Credit Suisse (que Arribas declaró en su DDJJ). Los pagos se hicieron entre el 25 y 27 de septiembre desde una cuenta bancaria en Hong Kong que el operador brasileño controlaba a través de la firma RFY Import & Export Limited, que la justicia de su país ya calificó como «empresa de fachada», destinada al pago de coimas, lavado de activos y evasión. Tiempo atrás, Meirelles admitió en una entrevista que pagó «coimas» en Argentina.

Arribas recibió cinco transferencias por unos nueve millones de pesos de un operador cambiario preso en Brasil por el caso Odebrecht, el mismo del megaescándalo de corrupción del «Lavajato».

UNA CRISIS EN EL OFICIALISMO

La información se va convirtiendo en un conflicto severo para el gobierno de Cambiemos porque entre quienes se presentaron formalmente ante la justicia pidiendo que se investigue al funcionario amigo de Macri, hay referentes de primer nivel de la alianza oficialista, como la diputada Elisa Carrió.  También Graciela Ocaña hizo una presentación en el mismo sentido: la legisladora porteña adelantó que ampliará la denuncia sobre el pago de sobornos de Odebrecht, para que se incluya el presunto cobro de Arribas. Ocaña dijo que el funcionario involucrado “tiene que dar una explicación y presentar la documentación que corresponde”.

En 2016 Ocaña había denunciado al ex secretario de Transporte Ricardo Jaime por un pedido de soborno a la constructora y en diciembre amplió esa denuncia ante el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi, al aportar una copia de la denuncia de la justicia de los Estados Unidos en la cual Odebrecht admite el pago de 35 millones de dólares en sobornos a funcionarios del gobierno de Cristina Kirchner entre 2007 y 2014.

Por su parte, la dirigente de la Coalición Cívica hizo una presentación contra Arribas en Comodoro Py por «averiguación de delito», que tras el sorteo recayó en el juez Rodolfo Canicoba Corral.

Otro referente de Cambiemos que se manifestó sobre la situación fue el diputado radical cordobés Mario Negri, quien preside el bloque de Cambiemos en la Cámara Baja, quien twiteó «El Sr. Arribas, titular de la AFI debe comparecer ante la Justicia y aclarar en forma urgente la información que lo vincula a Odebrecht».

Otros dirigentes se expresaron en el mismo sentido, como Margarita Stolbizer quien en su cuenta de twitter escribió que se encuentra «Esperando que el Presidente Macri releve de su cargo a Arribas, titular de la AFI y lo obligue a ponerse a disposición de la Justicia».

La información se va convirtiendo en un conflicto severo para el gobierno de Cambiemos.

LA CARADUREZ DE LA EX PRESIDENTA

También Cristina Fernández de Kirchner reaccionó a través de su cuenta de twitter y escribió: «Arribas. Titular de la AFI, vive en un departamento alquilado a @mauriciomacri. Panamá Papers. Odebrecht. La ruta del dinero M sigue y sigue”.

La ex Presidenta no parece recordar que la denuncia inicial que termina involucrando a Arribas es inicialmente contra funcionarios de su propio gobierno, y que el periodista que investiga y da a conocer el caso es quien más ha aportado en las causas que revelan el entramado de la corrupción kirchnerista con la obra pública, el mismo que probó sin lugar a dudas las estrechas vinculaciones de la entonces mandataria con Lázaro Baez y el circuito delictivo por el cual ahora enfrenta las causas que más la atormentan en la justicia.

La ex Presidenta no parece recordar que la denuncia inicial que termina involucrando a Arribas es inicialmente contra funcionarios de su propio gobierno.

EL AMIGO DE MACRI

Antes de ser nombrado como jefe de los espías, Gustavo Arribas era representante de futbolistas. Llegó a su actual cargo por su amistad personal con el Presidente Macri, sin ningún antecedente en la materia, cosa que reconoció: «Si bien no tengo experiencia ni actividad en Inteligencia, el corto tiempo que estoy me permitió vislumbrar la complejidad de la tarea».. Cuando el Senado lo designó en ese cargo, se le hicieron fuertes objeciones: además de su inexperiencia en el tema, su participación en una sociedad offshore en Panamá, y denuncias por su actuación en el mercado de transferencias de jugadores de fútbol.

Arribas llegó a su actual cargo por su amistad personal con el Presidente Macri, sin ningún antecedente en la materia, cosa que reconoció.

Ahora, el funcionario negó ‘absolutamente tener vinculación alguna con la empresa  Odebrecht‘ y aseguró que está a “entera disposición de la Justicia para efectuar los aportes que pudieran ser necesarios”. A través de un comunicado, el jefe de los espías reconoció que  recibió en septiembre de 2013 una transferencia de 70 mil dólares  por la venta de un departamento en la ciudad brasileña de San  Pablo, aunque negó ‘enfáticamente‘ haber recibido las otras cuatro transferencias que Meirelles le adjudicó ante la Justicia de Brasil.

Pero el informe de La Nación resalta que las transferencias de Arribas empezaron a realizarse un día después de que Odebrecht confirmara el contrato para el soterramiento del tren Sarmiento, obra en la que está asociado Angelo Calcaterra, primo hermano de Macri.

Arribas ya había quedado salpicado por las triangulaciones en los pases de jugadores de fútbol. El caso más evidente fue el del ex futbolista de Boca Jonathan Calleri, que fue «vendido» por el club que preside Daniel Angelici al humilde Deportivo Maldonado de Uruguay (de la segunda categoría) en 12 millones de dólares. Obviamente, Calleri nunca jugó en la institución uruguaya y en realidad pasó al poderoso San Pablo de Brasil. Se trata de una operación muy habitual que hizo con decenas de futbolistas para pagar menos impuestos con los pases.

 

En base a La Nación, La Politica On Line, Diario Registrado y El Cronista

Redacción de La Vanguardia

Redacción de La Vanguardia

La Vanguardia Digital. Noticias y debates desde la izquierda democrática

Sin Comentarios

No se permiten comentarios