No tan distintos: el referente de Scioli en economía elogia a Dujovne y no tiene críticas para Macri

En una charla con el diario La Nación, el economista dijo que el sinceramiento del tipo de cambio y las tarifas eran medidas inevitables. Además calificó como «tonterías» a medidas del gobierno anterior.

 

scioli-bein

Como ya lo ha hecho en anteriores ocasiones, el que fuera referente en Economía del ex candidato presidencial del Frente Para la Victoria, tuvo palabras elogiosas para el gobierno de Mauricio Macri, catalogó como «necesarias» o «inevitables» a las principales medidas tomadas en su materia y, como novedad, defendió enfáticamente a Nicolás Dujovne, el ministro de Hacienda que reemplazó al renunciado Alfonso Prat-Gay.

De Dujovne dijo que es «inteligentísimo» y sobre su rol de «ajustador», expresó que «siempre que viene alguien así se utiliza esa aptitud, que es buenísima, para destratarlo, ponerle el mote de ajustador, porque paga políticamente, aunque sea mentira. No es verdad». Y agregó que «el Estado maneja un presupuesto y hay que tratar de no tirar la plata. Es un valor poco reconocido en determinados ámbitos políticos. Se tiene que gestionar bien».

Auguró, de paso, que Dujovne «va a tener una buena coordinación con el Banco Central, más que la que tenía el ministro que se fue».

En la misma entrevista dio un rápido y complaciente balance de la gestión macrista: «La situación de la economía argentina es fácil de analizar: cayó muy fuerte el año pasado porque los salarios aumentan 32% promedio en un año, el dólar lo hace el doble, casi 64%, y las tarifas aumentan 160%. Eso define una situación en la que el dólar y las tarifas llevan la inflación para arriba y, por lo tanto, la inflación le ganó en 8 puntos al salario. Eso significó una pérdida en términos porcentuales de 5 o 6 % del salario real, que no la levantás con nada, ni con confianza, ni con instituciones, ni haciéndote amigo del presidente de los Estados Unidos».

«Era un dislate pagar cuatro puntos del PBI en subsidios en agua, luz y transporte. Eso había que cambiarlo. Pero la consecuencia es que el salario real cae».

«HABIA QUE HACERLO»

Luego aseguró que «muchas cosas que se hicieron había que hacerlas, sabiendo que eso iba a hacer caer la economía. Uno siempre quisiera, de pronto, asumir como ministro de Economía y que ese día la Bolsa suba 25% y salir en la tapa de la nacion. Vos podés tener más confianza, credibilidad, recuperar el crédito, tocar el tipo de cambio, sincerar tarifas (era un dislate pagar cuatro puntos del PBI en subsidios en agua, luz y transporte). Eso había, claramente, que cambiarlo. Pero la consecuencia inmediata de eso es que el salario real cae. ¿Cómo compensás el hecho de que, al tocar el tipo de cambio, los productos que al mismo tiempo producís y exportás suban de precio? ¡El aceite, por ejemplo! Vos lo podés vender en la Argentina o en Rotterdam y vale un dólar la botella, sean 19 o 16 el tipo de cambio».

En realidad, hace tiempo que Bein viene elogiando al gobierno macrista. En julio, en entrevista con el mismo periódico, había dicho: «La agenda del actual gobierno es la correcta, no es neoliberal». Una frase (que La Nación utilizó como título) que debe haber hecho atragantar en el desayuno a muchos votantes de Scioli.

«TONTERÍAS» KIRCHNERISTAS

En otro tramo del diálogo, Bein calificó como «tonterías para ganar elecciones» a medidas que tomó el kirchnerismo y que, obviamente, fueron defendidas por Scioli, su «asesorado».

-En el gobierno anterior se argumentaba con la mesa de los argentinos y así se cerraban determinados sectores.

-No, no… La mesa de los argentinos se protege duplicando la producción de trigo, de maíz, de aceite, de azúcar…

-O sea, no cerrando, sino aumentando.

-Cuando vos cerrás, terminás como en Venezuela: está todo protegido y, al mismo tiempo, todo desaparece. Vos no les pagás a los que producen para cubrir costos y así ellos pierden rentabilidad y se van destruyendo puestos enteros. Por ejemplo, la ganadería argentina se destruyó. Ahora está en reconstrucción, pero se destruyó. Se perdió el 18% del stock de ganado, porque se pretendía que la gente que cría vacas o engorda terneros los vendiera a un precio con el cual perdía plata. Esas tonterías duran un tiempo, te pueden dar para ganar unas elecciones o dos, pero las terceras la perdés seguro.

«Cuando vos cerrás, terminás como en Venezuela: está todo protegido y, al mismo tiempo, todo desaparece».

EL CORTO PLAZO COMO EJE DEL PROBLEMA

Bein es licenciado en Economía egresado de la UBA con estudios en Harvard. Fue secretario de Política Económica y viceministro de Economía en la gestión de José Luis Machinea. Es uno de los economistas más reconocidos del país y fue el referente económico del entonces candidato presidencial Daniel Scioli.

En la mirada de Bein, la inmediatez de las necesidades y la falta de formación son un eje central del problema. Así explica que «cuando vos hacés lo que tenés que hacer en la economía argentina de corto plazo, pasa lo que pasa. El problema nuestro es que tenemos 45% de la población adulta que no terminó el secundario, que no ahorra, que vive con lo que tiene en el bolsillo. Esa gente, si tiene un poco más, piensa que el Gobierno es mejor. Y si ese año le toca tener menos, piensa que es peor. Y no es ni una cosa ni la otra. Con un ciclo político de dos años, vos hacés la navegación a vela del año electoral: navegás de borde con viento de frente. En los años electorales pisás el dólar, acelerás los salarios, y la economía crece. Y en los años posteriores, acelerás el dólar, detenés los salarios… No hay tantos misterios. El dólar va a estar a menos de $ 18 antes de las elecciones».

 

En base a La Nación

 

Redacción de La Vanguardia

Redacción de La Vanguardia

La Vanguardia Digital. Noticias y debates desde la izquierda democrática

Sin Comentarios

No se permiten comentarios