En 2016, la inflación en la Argentina fue cinco veces más alta que la de la región

Mientras que los paises vecinos tuvieron aumentos de menos de un dígito, en la Argentina trepó casi hasta el 40%. Solo Venezuela la superó.

impuestosUn informe de Juan Gasalla en Infobae muestra como una deuda pendiente la anunciada estabilización de precios del primer año de gestión de Cambiemos: la inflación no solo no bajó del 26,9% de 2015, sino que escaló a 40% anual. Junto al registro de 2002, fue la más alta desde 1991. Cuando se compara con los vecinos, la situación se agrava: cinco veces la inflación de Uruguay y Brasil, diez veces la de Bolivia o Paraguay y 15 veces la de Chile.

Como viene ocurriendo desde 2012, la excepción fue Venezuela: acorralada por la hiperinflación y sin que existan datos oficiales, se estima que los incrementos promediaron un 500 por ciento anual, muy superior al 180% que el Banco Central de ese pais había determinado en 2015.

DEBAJO DEL DIGITO

Desde hace años el gobierno brasileño se impuso una meta de inflación del 4,5% anual, con un margen de tolerancia de dos puntos porcentuales. Los economistas consultados por el Banco Central brasileño esperan finalizar 2016 con un alza del 6,4%, notoriamente debajo del 10,4% de 2015, cuando tuvo el mayor nivel en trece años.

En Chile, el Banco Central informó que la inflación llegó a 2,7% anual, su menor nivel en tres años, por debajo de la meta del 3%, en un marco de desaceleración de la economía.

En Bolivia, la inflación anual de 4% fue mayor a la de 2015, aunque por debajo de las estimaciones oficiales para este año. En el caso de Colombia, alcanzó 5,8% anual, por encima de una meta de inflación del rango de 2 a 4 por ciento, aunque inferior al 6,8% acumulado en 2015.

El mejor indice lo muestra Ecuador, que acumuló 1,1% anual, una cifra por debajo de la meta oficial prevista y la más baja desde que el presidente Rafael Correa asumió el cargo en el 2007.

En Uruguay el resultado fue inferior al 9,9% previsto por el Ministerio de Economía y Finanzas oriental en el presupuesto que presentó al Congreso.

Para 2017 las expectativas de inflación siguen siendo elevadas, porque aunque representaría la mitad del incremento de 2016, aun duplicaría los indices de los países vecinos.

SE ESPERA LA MITAD PARA 2017

Aunque para el año que se inicia las expectativas de inflación argentina siguen siendo elevadas (sobre todo en la comparación con los países vecinos) al cifrarla en en torno al 20% anual, representaría la mitad que el incremento promedio de 2016.

En base a la desaceleración de precios medida por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) en el segundo semestre del año pasado, el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne confió en que en 2017 podría situarse en 19,6%, que significa un aumento mensual de 1,5 por ciento. El Índice de Precios al Consumidor (IPC) registró una variación del 6,4% desde septiembre a diciembre del 2016.

IMPACTO EN LOS INGRESOS FIJOS

La coincidencia generalizada en el analisis de todos los especialistas (incluso los que se encuentran más cercanos al Gobierno) es que el impacto principal de la variación anual cayó sobre quienes viven de ingresos fijos (salarios, jubilaciones, AUH).

Las recomposiciones realizadas no alcanzaron a compensar la inflación, y la pérdida del poder adquisitivo recuerda la vieja frase de las luchas gremiales argentinas, que hablaban de los precios «subiendo en ascensor mientras los sueldos suben por escalera».

En ese sentido, la estimación que realiza la ONG Consumidores Libres, mostró que en la segunda quincena de diciembre 2016, la inflación acumulada supera el 36%.

Redacción de La Vanguardia

Redacción de La Vanguardia

La Vanguardia Digital. Noticias y debates desde la izquierda democrática

Sin Comentarios

No se permiten comentarios