Acuerdo precario para precarizados del CONICET: un año para estudiar caso por caso

Noche de paz, noche de amor en el conflicto del CONICET: una solución tan precaria como los puestos de los investigadores.

conicetos

La propuesta del ministro de Ciencia y Tecnología Liño Barañao, aceptada por los científicos en lucha, consiste en prolongar por un año las becas a los 450 investigadores recomendados y no seleccionados; se estudiará caso por caso su incorporación a organismos, centros de investigación o empresas.

Después de cinco días en que el Polo Científico estuviera tomado por los damnificados por los recortes del 60% de los ingresantes al Conicet, el Gobierno encontró una salida al conflicto estirando la discusión: las becas se prorrogan hasta el 31 de diciembre de 2017 . La propuesta tenía como condición que las agrupaciones de investigadores y becarios “desalojaran las instalaciones ocupadas”. El (por ahora) final feliz también dejó atrás los rumores de renuncia de Barañao, el único ministro “heredado” por el Gobierno de Macri. Otra curiosidad del conflicto fue el cruce del funcionario con quien lo nombrara originariamente en ese cargo: Barañao respondió a las críticas de la ex Presidenta Cristina Kirchner diciendo que “no está adecuadamente informada” sobre el tema y que sus cuestionamientos tienen “un trasfondo político”.

La propuesta del Gobierno se discutió durante varias horas en una asamblea de investigadores, estudiantes y docentes, y aceptada en vísperas de Navidad, aunque hubo delegaciones del interior del país que no avalaron el acuerdo.

Los principales puntos de la salida acordada establecen articular con organismos científico-tecnológicos, con universidades nacionales y empresas la incorporación de investigadores respetando los temas y lugares de trabajo propuestos, y con la misma remuneración que conlleva la categoría para la que fueron recomendados.

La solución –prorrogar por un año las becas– no es diferente a la eterna precarización que el kirchnerismo había establecido como sistema en las incorporaciones al Estado.

Una comisión mixta conformada por un representante de la Asociación de Trabajadores del Estado, uno por cada una de las agrupaciones de investigadores y becarios que suscriben el acuerdo, y representantes del Conicet y el Ministerio deberán seguir este proceso. Para dar tranquilidad a esa labor –que implica estudiar caso por caso– se prolongan las becas hasta el 31 de diciembre de 2017 para todos los investigadores recomendados que no fueron seleccionados, como lo establece textualmente el primer punto del acuerdo:  “El Conicet otorgará prórroga de beca a los 343 postulantes a la Carrera de Investigador Científico y Técnico que fueron recomendados y no seleccionados para su ingreso a la misma hasta el 31/12/2017”.

Como suele suceder en los acuerdos, el que se alcanzó genera insatisfacción parcial en diferentes actores y ninguna certeza de soluciones definitivas, aunque logró tranquilidad en un conflicto que amenazaba producir muchos dolores de cabeza al Gobierno, ya que figuras cercanas al oficialismo o de enorme reconocimiento social se habían sumado al reclamo en contra del recorte a la ciencia.

La lucha de becarios, investigadores, científicos y trabajadores demostró que las medidas reaccionarias pueden ser resistidas con organización y perseverancia.

La solución encontrada –prorrogar por un año las becas– no es demasiado diferente a la eterna precarización que el kirchnerismo había establecido como sistema en casi todas las incorporaciones realizadas al Estado, precarización que dio vía libre a la posibilidad de que un gobierno como el de Macri pueda despedir masivamente con el solo objetivo de reducir gastos, simplemente dejando que caigan los contratos basura mantenidos durante años por quienes desde el Gobierno tantas veces se han dicho “defensores de los trabajadores”.

No obstante, la lucha de los becarios, investigadores, científicos de carrera y trabajadores demostró nuevamente que las medidas reaccionarias pueden ser resistidas con organización y perseverancia.

 

En base a Infobae, Clarin, La Nación

 

Américo Schvartzman

Américo Schvartzman

Director de La Vanguardia. Licenciado en Filosofía. Periodista. Autor de "Deliberación o dependencia. Ambiente, licencia social y democracia deliberativa" (Prometeo 2013).

Sin Comentarios

No se permiten comentarios