No todo es Ganancias en el panorama laboral: despidos, trabajo en negro y bajos salarios

Si bien el índice de desocupación pasó del 9,3% al 8,5%, la economía en su conjunto retrocedió en promedio 2,4%. Se multiplican los despidos y suspensiones. El trabajo en negro, a la suba.

el-diario-parana

Con una caída en la industria del 2,6%, una baja de la actividad económica respecto al mismo período del año pasado (según el EMAE, un estimador del Indec) y un crecimiento del trabajo no registrado en el tercer trimestre del año al 33,8%, lo que significa un crecimiento de 0,7 % respecto del 33,1% relevado en el mismo período del 2015, según informó el propio Indec, el panorama laboral no es el más promisorio. Si a ello le sumamos las subas en las tarifas, los aumentos de precios (estimados en el 1,6%, nuevamente según el Indec) y los despidos, el escenario que tiene que enfrentar todos los días el trabajador común es, por lo menos, incierto. Un área en la que el gobierno parece transitar una pasiva espera como única estrategia.

DESPIDOS, AMENAZA DE CIERRES Y SUELDOS IMPAGOS

Georgalos, la famosa fábrica de golosinas, anunció que trasladará su fábrica de San Luis, donde se asentó a mediados de los 80, a Río Segundo, en Córdoba, según informó el secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA), Marcelo Milon.

“En un principio, la empresa les propuso a los trabajadores trasladarlos a Córdoba con algunos beneficios como el pago de un alquiler por un tiempo y el mantenimiento de las categorías y las antigüedades, o bien pagarles el 50% de las indemnizaciones”, dijo el dirigente. La mayoría rechazó la propuesta y se encuentran en negociaciones con la empresa.

Canale, otra empresa reconocida, se encuentra en conflicto laboral con sus trabajadores de Llavallol, planta donde se fabrican envases de hojalata, por incumplimiento de pago de sus haberes desde hace ya tres meses. Por su parte, los trabajadores organizaron un festival el pasado sábado 17 de diciembre para recaudar fondos y hacer visible su situación. El pedido sigue en pie y los obreros, nucleados en la UOM, denuncian maniobras fraudulentas, despidos, incumplimiento de la paritaria, sueldos adeudados y retiros voluntarios encubiertos.

En Chubut, más de 250 trabajadores de Geopatagonia se vieron afectados luego de que el dueño informara que cerraría la empresa y enviaría a los trabajadores a su casa, poniendo además en riesgo la fuente laboral de alrededor de más de 100 trabajadores de manera indirecta. Según informó el delegado del Sindicato del Petróleo y Gas Privado del Chubut, Ramón Valenzuela: “Sin excusas y de manera arbitraria mandó a la gente a su casa. Ahora pasamos a cuarto intermedio en la conciliación hasta el día lunes y esperamos tener alguna respuesta”. Por eso, el gremio anunció una panfleteada para este lunes 26 de diciembre, a las 11, afuera de Geopatagonia para manifestarse e informar sobre la situación.

En Entre Rios, tal como informara La Vanguardia días atrás, sigue en conflicto una de las principales empresas frigoríficas, con 1.200 trabajadores en riesgo. Se trata de Granja Tres Arroyos, cuyos propietarios resolvieron cerrar dos días la planta «La China», ubicada en Concepción del Uruguay, en un claro «lockout» patronal como forma de presión ante el reclamo de sus operarios por el bono de fin de año que tradicionalmente se entregaba. Este lunes retomaron la actividad, pero con malas noticias para el personal: por un lado con el anuncio del descuento del presentismo por los dos días sin actividad, y por el otro con una fuerte custodia policial en la Planta, con los efectivos impidiendo el ingreso a los delegados gremiales. Matías González, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Alimentación (STIA) denunció: “Quisimos ir a hablar con la gente y no nos dejaron entrar. Están continuamente patrullando, es una vergüenza: ni que fuéramos delincuentes”.

El escenario que tiene que enfrentar todos los días el trabajador común es, por lo menos, incierto, en diferentes puntos de la Argentina.

MEDIOS EN EL MEDIO

La situación no es sólo compleja en el sector industrial, sino que también alcanza a actividades como los medios gráficos y televisivos: ESPN mantiene un conflicto por el despido de 12 trabajadores. Tras una “ardua y acalorada discusión” en el Ministerio de Trabajo -según señala el comunicado del gremio, SATSAID- la empresa solicitó la conciliación obligatoria, que tiene por efecto retrotraer los despidos por el lapso de los próximos 15 días y abrir una negociación. El gremio, por su parte, anunció una jornada de asamblea permanente, protesta y movilización en la sede central y las instalaciones que la empresa posee en San Isidro.

En Ámbito Financiero y El Argentino los trabajadores se declararon en estado de asamblea permanente por el incumplimiento en el pago del medio aguinaldo de diciembre por parte de la empresa, que adujo que se efectivizaría antes del próximo fin de semana, sin más precisiones, situación que preocupa a los empleados del medio. Como respuesta, la Asamblea de Trabajadores decidió por mayoría que la edición impresa del jueves 22 de diciembre, saliera a la calle sin firmas.

En Paraná, el tradicional matutino El Diario mantiene en vilo a sus 130 trabajadores, a los cuales les adeuda sueldos y aguinaldos, e incumple los convenios. El diario, que fue enormemente beneficiado con publicidad oficial en los últimos años, es propiedad de una curiosa sociedad en la que conviven el titular de la Sociedad Rural argentina y otros miembros de la familia Etchevehere, junto con reputados testaferros del ex gobernador ultrakirchnerista Sergio Urribarri, como el empresario rosarino Ramiro Nieto. A raíz del conflicto, los trabajadores convocan casi a diario a movilizaciones y escraches. Dias atrás, el titular de la Fatpren, Roberto Zorrilla, dijo en Paraná que la situación de El Diario “no se replica de la misma forma en otras partes del país” y denunció que “los empresarios diagraman diversas formas de precarización, pero esta manera tan vil de tratar a los empleados como hace la empresa no se ha visto en otros lados”.

MAR DE FONDO EN LA CGT

No todo es concordia entre los dirigentes de la CGT tras las negociaciones entre la central de trabajadores y los representantes del Gobierno. Desde Facundo Moyano, que llamó al acuerdo “como mínimo, malo”, desentonando con el líder de su bancada, Sergio Massa, pasando por Andrés Rodríguez (UPCN), quien habló de un equilibrio y Schmid (Dragado y Balizamiento), quien señaló que fue un logro de la CATT, hasta el combativo Daniel Yofra (Aceiteros), que señaló que “los dirigentes tienen una realidad y los trabajadores otra” y agregó que “si nosotros no tenemos suficiente visión y claridad para saber la problemática que tienen los trabajadores, siempre vamos a estar a destiempo de sus necesidades”, se percibe un amplio abanico de opiniones y posturas no siempre amigables dentro de la central.

Miguel Ángel Díaz, titular del gremio docente bonaerense, UDOCBA, fue quizás el único gremialista en reflexionar más allá de la discusión por Ganancias. “La discusión por Ganancias oculta que la mitad de los trabajadores viven con 8 mil pesos mensuales, con salarios tanto en blanco como en negro”, resaltó Díaz, quien a su vez se mostró molesto por las negociaciones paritarias y la falta de pago de un bono de fin de año para los docentes de la provincia de Buenos Aires, que él representa. Desentonando con el consenso aparente entre los dirigentes de la CGT, Díaz abundó: “Observo que muchos sindicalistas enarbolan la bandera de Ganancias y sus afiliados ni siquiera están alcanzados por el impuesto […] Es hora de revalorizar el trabajo formal, los salarios en blanco y sin sumas no remunerativas. Resta trabajar también en esa dirección”, concluyó el docente, que lidera un reclamo de recomposición salarial superior al 40% que alcance la inflación y jerarquice el salario de los maestros y profesores.

 

En base a Infogremiales, Mundo Gremial, SiPreBa, Análisis, El Miércoles y Satsaid Capital

Foto: facebook Trabajadores de El Diario de Paraná

Esteban Sargiotto

Esteban Sargiotto

Licenciado en Letras y periodista. Es colaborador especial de La Vanguardia.

Sin Comentarios

No se permiten comentarios