Tragedia de estudiantes misioneros: denuncian irregularidades en el micro

Sobrevivientes del vuelco aseguran que había pasajeros parados, que había butacas sin cinturones de seguridad y que el micro conducía con exceso de velocidad en una ruta en malas condiciones.

tragedia-brasil

Leandro Feldick es uno de los alumnos misioneros que viajaban en el micro accidentado en la localidad brasileña de San Luis Gonzaga. En diálogo con medios televisivos contó detalles del incidente que revelan las irregularidades en que se realiza el transporte público de pasajeros en la Argentina. Aseguró que había más pasajeros que butacas y que el chofer conducía a alta velocidad por una ruta en pésimas condiciones.

“Veníamos con miedo ya, por las maniobras que se daban durante la ruta, por el exceso de velocidad y las malas condiciones de la ruta”, contó Leandro y detalló que los choferes habían parado a cenar en Santo Tomé y luego hicieron el intercambio de mando, alrededor de las 22.

“Las butacas de arriba no tenían cinturones de seguridad. Yo fui el único de adelante que no le pasó nada. La coordinadora que murió estaba detrás mío”,

“Iba bastante rápido, en una ruta que está en pésimas condiciones. Yo estaba con mi bandejita con mi cena y el chofer iba muy rápido, agarraba los pozos. En un momento, mi bandeja de comida saltó y se cayó”, dijo. El estudiante contó, además, que “había cinco chicos parados “en el micro. “Partimos de Posadas y levantamos más chicos en Oberá y ahí excedió la cantidad de asientos”, aseguró y agregó que “las butacas de arriba no tenían cinturones de seguridad”.

Leandro dijo que la elección de la ruta BR 285 no estaba estipulada en un principio. Aseguró que el camino elegido era otro y que por una decisión arbitraria del chofer que a la postre volcaría. “Con la empresa ya habíamos acordado que era otro camino. Cruzábamos la frontera por Yrigoyen, Misiones. El chofer a última hora se negó a ir por la ruta acordada y que iba por Santo Tomé porque estaba acostumbrado. Confiamos en el chofer y en su trabajo”, agregó.

“Las butacas de arriba no tenían cinturones de seguridad. Yo fui el único de adelante que no le pasó nada. El colectivo me tumbó para todos lados. La coordinadora que murió estaba detrás mío”, agregó. Otro de los detalles que resaltó Leandro es que el sistema eléctrico del vehículo no funcionaba. “Cada vez que agarraba un pozo, saltaba todo y la luz se apagaba”, sentenció.

 

En base a Diario Popular, TN e Infobae

Redacción de La Vanguardia

Redacción de La Vanguardia

La Vanguardia Digital. Noticias y debates desde la izquierda democrática

Sin Comentarios

No se permiten comentarios