Neuquén incorpora el voto electrónico y, para compensar, la paridad de género

Será el tercer distrito en votar con una máquina. El sistema fue criticado por expertos de la Universidad Nacional del Comahue.

 

La legislatura provincial de Neuquén aprobó este martes un proyecto para implementar el sistema de voto electrónico, y además la paridad de género en las listas legislativas, al tiempo que elimina las candidaturas testimoniales.  Pero la sesión terminó en escándalo porque el proyecto se aprobó con el voto de los 22 diputados de la alianza oficialista MPN (Frente Renovador, UCR, PRO y NCN) y la ausencia de toda la oposición.

Legisladores de la oposición (Frente para la Victoria, Libres del Sur, UNE y la Izquierda) se retiraron luego que se les impidiera hacer uso de la palabra. Tras casi media hora de tratamiento, el oficialismo propuso votar sin debate y se procedió a la votación en ausencia de los bloques opositores.

Así Neuquén es el tercer distrito del país, después de Ciudad de Buenos Aires y Salta, en adoptar este sistema.

La continuidad de las listas colectoras y espejo fue la “prenda de negociación” para despachar el proyecto, que sin los votos aliados tenía escasas posibilidades de llegar al recinto. La mayoría de los bloques opositores quedó disconforme por el apresuramiento en la discusión y porque no se consideraron propuestas como la boleta única de papel, la introducción de primarias abiertas y obligatorias, los debates de candidatos o el financiamiento público de campañas.

El sistema fue criticado por profesionales e investigadores de la materia, entre ellos la Facultad de Informática de la Universidad Nacional del Comahue, que nunca fue convocada por los legisladores para manifestar su opinión.

El cambio más significativo será la boleta electrónica que se usará desde el 2019. El sistema será similar al utilizado en Neuquén capital, que implica emitir el voto seleccionando la opción en una pantalla que la imprime en una boleta con dos registros: uno escrito y otro legible por medios electrónicos (chip o código de barras).

El sistema fue criticado por profesionales e investigadores de la materia, entre ellos la Facultad de Informática de la Universidad Nacional del Comahue, que nunca fue convocada por los legisladores para manifestar su opinión. Las objeciones residen en la vulnerabilidad del sistema ante posibles hackeos y la posibilidad de violar el secreto del voto utilizando elementos simples como un celular inteligente o una radio de onda corta. Los expertos también cuestionaron que el sistema es caro e introduce complejidades que hacen más difícil su fiscalización para una persona sin conocimientos específicos.

 

En base a diario Río Negro

 

Redacción de La Vanguardia

Redacción de La Vanguardia

La Vanguardia Digital. Noticias y debates desde la izquierda democrática

Sin Comentarios

No se permiten comentarios