El Senado vuelve a discutir el Impuesto a las Ganancias y el Gobierno aumenta la presión

Con los gobernadores presionando, este martes se inicia el tratamiento en Comisión. El Gobierno de Macri evalúa un veto parcial.

 

macri-ganancias

Este martes, la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara Alta volverá a discutir el Impuesto a las Ganancias, pero ahora sobre la base del proyecto aprobado por el consenso opositor en Diputados. El macrismo, que habia amenazado con el veto a través de la vicepresidenta Gabriela Michetti, maneja diferentes alternativas.

La principal son los gobernadores: su retaceo generalizado al proyecto aprobado, independientemente de a qué fuerza pertenecen, tiene que ver con la más cruda necesidad. El recorte de fondos que implica el proyecto consensuado no admite discusión. Para eso el Gobierno desplegó diferentes acciones en estos días. Este lunes, por ejemplo, hubo “anuncios para todos”: a San Juan le confirmó un crédito BID de 40 millones de dólares para el túnel a Mendoza; a Córdoba el envío de 2.000 millones de pesos para la fábrica de aviones de esa provincia, y a Tierra del Fuego le aseguró que seguirá vigente el régimen de promoción.

A su vez, el Gobierno espera que los cinco gobernadores de Cambiemos (Gerardo Morales, Ricardo Colombi, Alfredo Cornejo, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal) acudan a la Comisión para ratificar lo “irresponsable” que es el proyecto.

También cree que tiene el apoyo de ocho gobernadores peronistas, casi todos los cuales ya salieron en los días previos a expresar su rechazo a la iniciativa aprobada.

En la lógica tradicional de la política argentina, la presión de los gobernadores a “sus” senadores parece la clave de todas las negociaciones.

El Presidente Macri utilizaría la herramienta del veto, pero dejó saber que sería un veto parcial.

Otros gobernadores también han manifestado objeciones, como el neuquino Omar Gutiérrez, el chaqueño Domingo Peppo, el santafesino Miguel Liftchitz, la fueguina Rosana Bertone y el rionegrino Alberto Weretilnek.

Lifschitz había dicho: “Creo que no es un buen proyecto el que se aprobó pero busca conceder un mejor beneficio a los trabajadores. Esto era parte de la promesa del presidente Mauricio Macri, pero es verdad que hay un costo fiscal importante para el Gobierno nacional y las provincias, que están muy complicadas”. El bloque socialista en Diputados apoyó el proyecto y la diputada Alicia Ciciliani fue una de las que anunció el consenso alcanzado.

Si el Senado aprueba el proyecto de Ganancias tal como salió de Diputados –lo cual parece muy improbable– o si las modificaciones no lo satisfacen, el Presidente Macri utilizaría la herramienta del veto, pero dejó saber que sería un veto parcial: no dejaría pasar las deducciones ni la restitución de retenciones a la minería, entre otros aspectos que cuestiona.

Sin embargo, el titular del bloque oficialista en la Cámara de Diputados, Nicolás Massot, descartó un veto del Gobierno, pero al mismo tiempo advirtió a los gobernadores que para financiar el déficit en la recaudación “probablemente tengamos que morigerar la obra pública o la transferencia del Estado nacional”.

En tanto, para ser tratado en el recinto, este miércoles, se requieren los dos tercios de los presentes. La estrategia legislativa del oficialismo es evitar que la bancada del PJ sume los dos tercios. Los senadores peronistas se reunirán este martes a última hora de la tarde para definir su postura, y entonces se sabrá si tuvo éxito la presión de los gobernadores a “sus” senadores. De lograr postergar el tratamiento de la ley hasta el miércoles 21, el Gobierno ganaría tiempo para seguir en conversaciones con gobernadores y restar votos favorables a la iniciativa.

En base a La Politica On Line, Perfil y Telam
Redacción de La Vanguardia

Redacción de La Vanguardia

La Vanguardia Digital. Noticias y debates desde la izquierda democrática

Sin Comentarios

No se permiten comentarios